Al final vino la super neoyorquina a Múnich! Me costó mucho tiempo convencerla para que saliera de Nürnberg, pero finalmente vino, y la excusa fue ver la exposición de pintura de una compatriota suya, de una mujer para admirar, Georgia O’Keeffe que estaba en el Fünf Höfe en la Hypo Kunsthalle en la Theatinerstrasse hasta el 13 de mayo. Vino el sábado justo después de comer y se marchó el domingo después del brunch. Muy poco tiempo, pero que intentamos aprovechar al máximo.

Aquí os dejo, aunque muchas veces sin fotos nuestro itinerario de no-turismo, sino vivir-en-munich. La mayoría de las fotos eran super personales, nosotras en ellas, en casa, etc, así que han quedado un poco extrañas. Espero que os gusten!

Sábado

La neoyorquina llegó sobre la una y media de la tarde, a casa, trajo flores, rosas rosas… super bonitas, las pusimos en un jarrón de cristal con agua, nos tomamos un té Kusmi de menta con algas (está super bueno), salimos con las bicis hasta el centro, llegamos por Sendlinger Tor, había una fiesta Irlandesa, hicimos fotos porque su madre viene de cerca de Dublín, seguimos por Sendlingerstrasse, llegamos hasta Marienplatz y aparcamos la bici detrás del ayuntamiento.

Entramos dentro de Dallmayr para ver el mercado gourmet interior, compramos una manzana bañada en chocolate, entramos en Ludwig Beck, compramos una crema para el cuerpo de Origins.. subimos al segundo piso, compramos unos cuadernillos de papel decorado, seguimos paseando hasta el Fünf Höfe, en el café delv Victorian House nos tomamos un té, y nos fuimos a ver la exposición de Georgia O’Keeffe que estaba en el Hypo Kunsthalle. De allí, paseamos hasta Odeonsplatz, recogimos las bicicletas, y nos dirigimos a cenar a una Creperie bretona, la Cabus (todavía no hay artículo), tomamos un Kir Breton, unas galletes y crêpes de chocolate. Para terminar la velada encantadora de Múnich fuimos a ver la actuación de flamenco de “Flamenco Project Cadiz” de Alejandro y Mawi, que estaba prevista en el restaurante bar español TRIANA de Múnich (todavía no hay artículo), muy cerca de la creperia CABUS. El vino delicioso, los riojas y los ribera mmmm y la actuación como siempre impresionante.

Domingo

Laimer’s tiene el mejor brunch y desayunos de toda la ciudad de Múnich para mi gusto, y el precio super razonable, a parte de tener nombres super interesantes (Munich, Barcelona, Paris, Manchester…) están muy bien presentados y se pueden personalizar con la extensa lista de partículas individuales aleatorias que se puede pedir al lado del desayuno o brunch. Nos pasamos tres horas comiendo y hablando. Luego paseamos por el barrio de Laim (todavía no hay artículo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *