SEBASTO

Mi nombre es Juan Sebastián, aunque coloquialmente me conocen más como Sebas oder Basti…tengo 29 años y vengo de un barrio de Madrid llamado “La Elipa”…allí he vivido casi toda mi vida imaginando un futuro diferente, un “cambio de aires”…que al final llegó mucho antes de lo que esperaba.

¿Cómo llegaste a Alemania?
Llegué el día 27 de Junio de 2014. No se me va olvidar ese día, el momento en el que puse un pie para entrar en el detector de metales del aeropuerto de Madrid y otro para salir supe que sería un antes y un después en mi vida…iba a ser una experiencia que jamás iba a poder olvidar.
Mi pareja consiguió en España un contrato de trabajo para ejercer de maestra. Algo que, tras varios años buscando, aún no había conseguido. ¿El único problema? Ese trabajo se la llevaba a 2.400 km de Madrid, mi ciudad natal. Y llegó el día en el que oí: Si te encuentro trabajo, ¿te vendrías aquí?
Siempre pensé que sin idiomas jamás me encontraría nada, pero lo encontró. Y me vine. En resumen: estoy aquí por amor…

¿Cómo es tu vida aquí?
Pues como casi todos los comienzos, el mío fue muy duro. Problemas laborales, el idioma, buscar piso… Pero te vas adaptando, poco a poco empiezas a encontrar tu sitio. Me encuentro en un buen momento, haciendo lo que más me gusta. Pero mi experiencia aquí me dice que hay que ir con cuidado, nunca sabes cuándo puede cambiar todo de golpe.

¿Qué pensabas de Alemania antes de venir?
Que para ir de vacaciones era fabuloso xD

¿Te cambió tu idea de lo que era Alemania, desde que vives aquí?
Sí y no. He encontrado cosas positivas que no sabía que me iban a gustar tanto (Nieve!!) pero también algunas decepciones en cuanto al carácter de la gente. Pensaba que al ser un país europeo no tendría que soportar demasiadas malas caras pero lo cierto es, que lo he hecho; y mucho más de lo que me habría gustado.

¿Qué es lo que te llama más la atención de la cultura o del saber hacer alemán?
Lo sorprendentemente planificados y preparados que están para los imprevistos. La puntualidad, el silencio casi absoluto a veces en los sitios públicos, que no bailan en las discotecas…

¿Te fueron difíciles los comienzos?
Tuve mucha ayuda por parte mi pareja en temas de papeleos, bancos, etc.
Empezó a ser más duro el momento en el que crees que eres capaz de valerte por ti solo y ves que no puedes llegar muy lejos.

¿Por qué? Muchas veces te ves observado en cada movimiento y eres señalado una y otra vez. La verdad sea dicha, que el año 2014 no fue mi año. A finales del 2015 fue cuando empecé a ver un poco la luz al final del túnel.

¿Crees que esta igual de valorado el trabajo de la mujer en el extranjero que en España?
Creo que en ambos sitios están luchando por la igualdad sin llegar a conseguirlo del todo.

¿Lo más duro para ti por vivir fuera es?
El idioma, soy una persona muy sociable y creo que el idioma me limita muchas veces.

¿Lo mejor es?
Ver la sonrisa diaria que me encuentro al llegar a casa cada día en una persona que hacía mucho que no sonreía.

¿Qué consejos darías a otras personas que quieran venir a trabajar a Alemania?
Que aprendan un poco de alemán antes de venir. Encontrar trabajo es fácil, incluso sin idiomas, pero se pasa muy mal cuando quieres decir algo y no puedes o te echan la bronca son motivo aparente o te faltan al respeto y no puedes hacer nada para defenderte. Importante, misión casi imposible encontrar un piso…

¿Una o dos anécdotas divertidas que contarías a tus nietos?
El primer día que me tocó enfrentarme a una cita yo solo, llevaría aproximadamente tres días aquí en Múnich… Me dijeron que tendría un traductor, entonces fui con mi papelito para ser educado y que viesen que tenía interés en aprender el idioma. Sorpresa cuando llegas con tu papelito y ves que la puerta que debía estar abierta, está cerrada. Ves carteles que no entiendes y ves que se te dirige un hombre con un papel en la mano y te dice que si se lo puedes firmar, ya que piensa que eres un trabajador de la fábrica…saco mi papel y digo mis primeras frases. “Hallo, Ich bin Sebas. Ich habe heute eine Termin mit Sr. A… um 13:00 uhr”, y se te queda el tío con un cara de ¿y a mí que me importa la cita que tu tengas?
Otra anécdota muy graciosa es el primer día que me dirijo a dar clases de natación y al despedirte te dice el chico:
* Hasta el próximo martes (bis nächste Dienstag)
A lo que yo respondo:
* Yo si vengo, ¿No vienes tú?

¿Cómo ves tu futuro?
Prefiero no verlo. Me cuesta reconocer que quizás aún me quede por aquí una larga temporada…
Gracias por darme esta maravillosa oportunidad de darme a conocer. Sin todos los que me ayudáis no habría sido posible.

Juan Sebastián es el profesor de natación, que da las clases en español en Múnich! Para más información, ver este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *