Era un sábado cualquiera, habíamos planificado ya los menus del fin de semana y me fui al REWE a hacer la compra. Normalmente en la pescadería no hay cola, pero esta vez había una gentil abuelita delante mío. Me toca el turno. Y la chica, una dependienta jóven, rubia con una amplia sonrisa me dice. Usted también quiere un filete para el gato?

Y yo, no, para mi.

Otra anécdonta que tengo en la pescadería del REWE, era cuando mi madre nos vino a visitar durante cinco días a mediados de un verano. Era agosto y cómo siempre quería cocinar bacalao al horno con patatas y limón. Las dos contentas, nos fuimos andando hasta “el REWE” y  sin hacer cola, ésta vez mi madre dijo, bueno.. vamos a comprar cuatro filetes de bacalao. Yo le advertí, Mami que el pescado aquí es muy caro, creo que con dos ya tenemos suficiente. Repuesta recibida, no, hombreee…  que para un día que estoy yo, vamos a comprar lo que haga falta, da igual el dinero.  Pedimos a la dependiente rubia, jóven de la amplia sonrisa, cuatro filetes de bacalo, y puso uno y dijo, algo más? Y nosotras si, otras 3 más, y la dependienta rubia, jóven de la amplia sonrisa dijo, son filetes gordos pesan mucho y sale muy caro. Pero puso otro filete. Y dijo, bueno ya está. Y nosotras no no, otro más. Y ella volvió a repetir con su amplia sonrisa que era ya suficiente porque iba a salir muy caro. Y le dijimos queremos cuatro, pon otro más. La dependienta jóven, rubia y de la amplia sonrisa con el ceño fruncido y un poco molesta terminó poniendo el cuarto filete. Cuando nos dió la cuenta, nos volvió a repetir que era mucho pescado y que salía carísimo. Mi madre indignada, porque nunca había visto una dependiente que no le quisiera vender pescado! Siendo pescatera

Con estas historias se puede entender major el hecho de aquí la gente no coma pescado, es caro, no está tan accessible, la costa alemana está en el norte, que equivale a 860km de costa ó a 900km desde los Alpes, e incluso algunos norteños no comen pescado. País de carne, preferentemente cerdo y vaca.

Ah! Eso sí.. se pueden encontrar  truchas de río “Forelle” en los restaurantes, y en la sección de pescados ahumados junto con el salmón, y también asados en los Biergarten. Así que no está todo perdido.

Para más información:

Leer el artículo: Dónde comprar Pescado en Múnich.

Leer el artículo: Tipos de pescado que se pueden encontrar en Alemania.

4 thoughts on “Las Aventuras de Comprar Pescado en Múnich”

  1. Forelle, Forelle, que se te ha escapado un duende! xD

    Curiosamente, en los mercados a los que yo he ido es distinto, los pescaderos te venden todo lo que les pidas con una liberalidad absoluta. En súper compro menos, aunque el Edeka de al lado de casa suele tener buen género. Tampoco recuerdo que la pescadera se emperrara demasiado en decir que esto era muy caro (que lo es, leñe, lo del bacalao es ridículo), pero nunca se sabe. El día que más lo flipé fue porque tenían boquerones!

    Un saludo.

  2. Buenos diás,

    a mi me da bastante asco ver los folletos de los supermercados y ver solamente carne y más carne. Es una pena que no haya más oferta de pescado. Qué pasa, que el pescado se marea cuando viaja en avión o camión?

    Por si buscais pescado fresco y a buen precio, merece la pena echar un vistazo a las tiendas de alimentación turcas.
    El otro día compramos truchas a 5,99 €/kilo y doradas a 7,99 €/kilo. Con sitios como REWE o Hit siempre me quedo con la duda si el pescado realmente es fresco o no. Apostaría más bien por el “no”.

    Luego también está el “Moby Dick” en Zenettistraße 11, 80337 München. (www.fischlieferant.de). No es barato pero lo que ofrecen es de muy buena calidad.

    A ver si podéis aportar más historietas, direcciones y consejos relacionados con este tema.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *