Esta mañana hacía frío, eran las siete que salía de casa, ahora que tengo que cruzar campos, pueblos y bosques, me tengo que abrigar más que en Múnich. Así que suelo llevar ahora, el forro extra de una chaqueta outdoor, porque deja transpirar y calienta. Bufanda de algodón, gorro de algodón y guantes simples de lana. De momento es suficiente y siempre llego al trabajo abriéndome o sacándome completamente la chaqueta.

Hoy casi he tenido tres accidentes, había mucha bicicleta junta y hay un montón de esquina y cruzes que no ves venir a nadie, sean peatones o bicis o motos (aquí las motos pueden ir por el carril bici.. super peligroso, yo estoy en contra) y he tenido que frenar de golpe en Buchenbach porque una gallina se me cruzado por el camino… se ha escapado de una de las granjas están integradas en la ciudad en frente de una escuela. Esta gallina me ha hecho que pensar, porque tenía la misma forma, el mismo color y la misma manera de comportarse y de píar que las gallinas de mi abuela en Huesca. Las gallinas siempre curiosas… que habrá pasado al final con ella? No tengo ni idea, pero espero que algún escolar la haya cogido y que una profesora la haya devuelto a su corral.

Mañana es fiesta nacional! Y en Múnich, se celebra el 3 de octubre por todo lo alto en la calle Leopoldstrasse! Cada año, una ciudad diferente celebra la unificación de Alemania, y este año le toca a nuestra queridísima ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.