Solísimo, temperaturas de buena esperanza, y mis padres que vienen el sábado con mi hermano para pasearnos por los prados alpinos, los lagos increíblemente bellos de los alrededores de Múnich, y a degustar las salchichas! Espero que siga el sol, porque el plan que estoy preparando es para estar fuera de casa todo el rato! Y finalmente mi jefe me ha aprobado a última hora las vacaciones aunque creo que el lunes tendré que ir a un par de reuniones. Tengo muchas ganas de enseñarles las últimas novedades de la ciudad, pasear por el Isar y tomar un Kuchen de esos tan deliciosos… ya tengo planificados los restaurantes, las cafeterías, los paseos, los museos por si llueve y el disfrutar de la visita. Hace tres años que no están aquí…

ENM: Te siguen sorprendiendo cosas nuevas?

Cristina: volviendo del trabajo vi a una parejita de ancianos, que casi no podían agacharse y trabajaban en el jardín de su casita, y pensé que me gustaría terminar así mi vida, en una casita con jardín, trabajando en el jardín.. plantando flores y cuidando los árboles.

ENM: Cómo ves a los estudiantes de aquí?

Cristina: No veo nada especial, o para comentar. Ellos vienen al trabajo cuando quieren, no trabajan en la empresa cada día sino que se reparten las horas de trabajo entre casa, la universidad y la empresa aunque hagan sus proyectos en una empresa. Aunque no se si depende de la empresa. Pero lo que me sorprende es que sean super atentos, me preguntan sobre el proyecto, el trabajo, el fin de semana, que si quiero un té que si necesito algo. Muy sorprendida.

ENM: Sigues pensando aquí la vida es más barata?

Cristina: Si….. si…. creo que en cuanto a la cesta de la compra y de la droguería hay muchísima diferencia. Es mucho más barato. El transporte público es mucho más caro. Distancias cortas muy caro, pero distancias largas muy barato, porque véase el Bayern Ticket! Y las opciones de Bahncard.

 

 

2 thoughts on “Sol, 17°C”

  1. Pues ahí le doy la razón a Cristina: no sé qué sería de mí sin las salchichas y el Bayernticket… Ah, también confieso que soy una adicta al Müller (la droguería).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *