45 minutos me cuesta llegar andando desde el Hotel al trabajo, teniendo en cuenta que no iba a la velocidad normal por llevar el paragüas, el bolso, el bolso del ordenador y la bolsa con la colección de tés, la botella de agua y una manzana. Y todo porque no pensé el domingo con las prisas de meter en la maleta los pantalones de plástico y todo el kit anti-lluvia para ir en bici. Así que hasta dentro de una semana, nada de nada… pero espero que siga la estabilización de la combinación nubes-sol-nubes-sol hasta el viernes mínimo, porque tenía unas ganas tremendas de ir en bici.. ir rápido, sentir que se hace deporte, sentir que se avanza en definitiva. La vuelta ayer la hice en 2h, porque siguiendo los consejos, me he ido a conocer los recursos alimenticios que ofrece la mini-ciudad, y tengo que decir que aquí predominan los NORMA y los EDEKA, aunque si que se encuentran los típicos Lidl y ALDI SÜD (en pequeña proporción). De momento no he visto ningún REWE (mi supermercado favorito de Múnich).

En el trabajo me he encontrado que la chica alemana que trabaja enfrente de mi sabe hablar alemán, inglés y español! Así que como cosa curiosa, podemos hacer una conversación por la mañana en alemán, al mediodía en inglés, y por la tarde en español. Sin mezclar… me encanta! Ella ha estado viviendo en Barcelona unos cuantos años y habla castellano perfectamente, con un acento impecable!

Hoy hace sol.. toca bici y saborear los olores a la primavera que empiezan a aflorar con el calor y las flores…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *