Hoy, día de mucha campaña, día también de mucho recorrido en Múnich, así que he decidido que para no morirme en la bicicleta haciendo más de 45km en un día de trabajo, tengo que coger el metro, pero con la bici. Así que con el maravilloso Fahrrad Tageskarte que cuesta 2,50€, con la bici en la mano literalmente bajando las escaleras, a veces, eso sí cuando están disponibles por las escales mecánicas, aguantando la bici. La aventura es total, la gente te dice de todo, desde que las bicis no pueden estar ahí (cuando sí), que no pueden pasar y te empujan y apartan la bici con una mala energía que hasta da miedo, otros gentiles con una sonrisa en la boca dicen un comentario como, me aguanto en tu bici sino me caigo.. Todo muy divertido, sobretodo porque no hay espacio para poner la bici, y hay que ponerla en diagonal para que las personas puedan pasar por las dos puertas y por los pasillos. Hoy habré hecho unos 8 cambios con la bici, y al final 15km. Día movidito.

Recordad, hoy y mañana se puede ir a votar para las elecciones del Ausländerbeirat al KVR, cómo una manera anticipada si el domingo no se puede ir, con el papel que nos llevó a casa y con nuestro DNI. Sinó el domingo tranquilamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *