En los supermercados de Múnich se puede encontrar esta especie de queso el “Schichtkäse” que creo que es el que más se parece al queso fresco que nosotros llamamos Requesón o en la parte catalana Mató. No es exactamente lo mismo, pero la consistencia y el sabor son muy parecidos. Yo lo he probado con miel y da el pego. Suele costar unos 3€.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *