Solísimo! Casi día para ir a la piscina.. descubierta, cosa que en Múnich se puede hacer hasta el 30 de septiembre.. Hemos pasado los 20°C al mediodía, y las chaquetas sobraban, y las bufandas sobraban!! Un lujo!! Sin querer aguar la fiesta, dicen que el fin de semana va a llover.

Cómo buenos primeros días del Oktoberfest, los carriles bicis empiezan a estar decorados con pequeños cristales de botella verde, muy peligrosos y muy extendidos estos días en los que la cerveza es la reina. De momento no he pinchado porque voy esquivando, pero hay que estar muy atento, también atento al abundante número de policías en cada esquina sobretodo si se llega a 2 kilómetros a la redonda del Wiesn. Ah! Otro deporte con la bici ahora es esquivar borrachos, y gente toda vestida elegantemente con el traje tradicional que van ansiosos a tomar cerveza o que vienen de tomarla y que olvidan dónde está la acera, dónde el carril bici y dónde la calzada. Por suerte o por no suerte pero siempre paso por alguna calle cerca del theresienwiese cuando estoy de camino a algún otro sitio o vuelvo a casa, así que me encuentro con la fauna festivalera todo el rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *