Ésto es más que lluvia, ésto es más que un diluvio, ésto es una locura-de-diluvio-universal, no ha parado de llover así en toda la noche y continúa. El cielo está blanco gris, no hay luz, la cortina de agua es tal que no se ve por la calle, y sin embargo la vida sigue, los coches, las bicis (locas), la gente con paraguas. Y añado… frío, viento… un día super feo, super feo, super feo.

Mi reto hoy, botas de agua altas hasta tocar las rodillas, trench coat impermeable (la tela es como los manteles de hule de las abuelas), y para la bici pantalones de plástico ultra impermeable y un gorro impermeable bien grande, y guantes. Para andar, un paraguas gigante, de esos mínimo para dos personas. A parte de 2 capas de ropa. Lo curioso es que la gente que trabaja en la construcción van vestidos de una forma parecida para trabajar, totalmente plastificados. La verdad es que hay días muy duros aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *