Hoy, nada de piscina que puede caer el tormentón del verano, tener que salir corriendo siguiendo los avisos de la megafonía, y pillarme el agua con la bici de camino a casa, como me pasó ayer…

Esta mañana he estado en el médico, me han hecho análisis de sangre, y también he debatido con la Arzthelferin = “recepcionista-mujer-para-todo-hasta-hacer-analisis-de-sangre”. La mujer, que me ha registrado en el ordenador, que me ha cogido los 10€ del trimestre, y que luego sin lavarse las manos, sin ponerse guantes pretendía tomarme sangre, tocar las probetas, las agujas, etc. Ya con mi alemán más avanzado que el año pasado, le he dicho que si por favor se podría lavar las manos o ponerse guantes. Y me ha dicho: Tienes alguna enfermedad contagiosa? Y yo he respondido: No. Y la mujer me ha preguntado: Y entonces porqué quieres que me lave o lleve guantes?

Ahí está el punto. Casualmente, la mujer era la responsable de la higiene en la clínica, y hemos empezado un debate. Yo he tenido que sacar el tema (que no me gusta), de que soy española, y en España, pues, primero que las enfermeras (quien hacen los análisis no las auxiliares) no tocan ordenadores o dineros con las manos antes de hacer análisis, pero que ellas se lavan y se ponen guantes, todo por prevención y por higiene. Y ella me ha dicho: Pues no es necesario, porque tampoco hay que vivir en una caja hermética y esterilizada, los microbios son buenos, son necesarios para vivir.

Como el tema me pone caliente, voy a opinar (atención, las personas sensibles): Toma esa! Ala! En una clínica, dónde es uno de los lugares en los que sí, hay que proteger higiénicamente hablando la instrumentación, las agujas, los tubos de plástico (dónde se van a hacer los ensayos clínicos y análisis para ver los índices de A, B, C, lo que sea), tubos de cristal, en una clínica que todo tiene que estar previamente esterilizado, y que por esa razón se debe de manipular con cuidado, sin contaminarlo. Que la mujer, al hacer un análisis de sangre, está en una posición de “semi-riesgo”, es decir, si ella tiene una herida, toca mi sangre, etc, mil cosas, no sé, no soy especialista, pero vamos, el sentido común dice, que yo no la conozco, ella no me conoce, soy una paciente, y por eso debe haber un protocolo de higiene muy bien estructurado, sobretodo si luego va a utilizar un teclado, un teléfono, manejar billetes de euros, monedas, tarjetas, etc, etc. Pues nada, la responsable de higiene dice que tiene que ser así, y encima pone el ejemplo de los críos que comen arena, que también tienen que hacerlo. Bueno, ahí llegamos al escándalo de los hospitales de Múnich, dónde la instrumentación estaba sucia y sin esterilizar.

Noticias y entradas sobre el tema:

http://www.sueddeutsche.de/muenchen/muenchner-klinik-skandal-missstaende-auch-in-schwabing-1.975751

http://www.sueddeutsche.de/muenchen/muenchen/politik/neue-details-zu-den-hygiene-maengel-das-geheime-gutachten-zum-klinik-skandal-1.974572

/2010/07/16/23%C2%B0c-sol/

/2010/04/01/ir-al-medico-en-munich/

/2010/06/18/la-experiencia-de-ir-al-medico-en-munich/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *