Después de ir unas cuantas veces al médico, siempre hay alguna cosa que me llama la atención, bien porque es todo lo contrario que pasaría en España, o porque a veces es tan subrealista que me parece que estoy en otro planeta. Y de todo lo que veo, y vivo en mi propia piel, hay cosas que valoro muy positivamente y otras que no me gustan nada.

Aquí van las diferencias culturales:

En general todos los médicos que me he encontrado aquí son muy simpáticos, muy amables, no ponen ninguna barrera entre él, y tú, es decir, te ponen una silla al lado de la suya para hablar directamente, te preguntan, qué pasa, cómo te encuentras, si pueden hacer algo por tí y en lugar de recetarte media farmacia (que es muy cara), te recetan un montón de infusiones, y hierbas para tomar a lo largo del día mientras estás tumbado en la cama. Hay verdaderos especialistas en hierbas, y en las mezclas para aumentar la eficacia para combatir los bichitos, o para mejorar patologías.

La mentalidad es que, si a uno le duele la cabeza, o no está muy fino, tiene algo de fiebre, es mejor estar en casa, reposarse, y cuando se está bien, ir a trabajar. Para de esta manera ser más productivo, y no contagiar a los compañeros de trabajo. En España, hay que tomarse cinco ibuprofenos o paracetamoles para ser más eficaz, y seguir trabajando y con nuestro estrés sin descansar un momento, porque evidentemente hay que trabajar (Aquí dan la baja muy facilmente, y no hay que sentir remordimientos de conciencia!).

Hay médicos que si te ven muy mal, te dan hasta su número de teléfono móvil para que si lo necesitas en algún momento, o surge alguna duda lo puedas llamar. Admirable, sobretodo la dedicación a los pacientes. Eso sí, esto implica que en las consultas muchas veces haya que esperar una media de 2 horas.

La sanidad pública cubre la mayor parte de las intervenciones del dentista, y lo mejor es que se puede elegir consulta sin ningún problema (lo que entra o no, varía cada año, hay que preguntar), pero cuando tienen que hacer una limpieza bucal, pues no la hacen entera, sólo dónde ven que hay un poquitín de sarro. Si la quieres entera (por criterio de belleza, y no necesario) pues hay que pagar. O si por ejemplo en lugar de un empaste normal, quieres uno especial, pues se paga la diferencia. Se podría entender que el seguro cubre lo esencialmente medical y de salud.

A la hora de que se nos hagan pruebas, análisis, limpiezas bucales, etc. No son las enfermeras o los médicos que lo hacen, sino las auxialiares que trabajan tanto en la recepción, cómo en cualquier parte de la consulta. Es decir que después de teclear con el ordenador, manejar los billetes (de cuando se paga 10€), sin lavarse las manos, sin ponerse guantes, sin desinfectarse, sacan sangre a la gente, y manejan herramientas médicas que supuestamente tienen que estar esterilizadas. Ésta, es una gran crítica que hago, porque me lo he encontrado siempre, siempre, siempre, tanto en el dentista como en los especialistas (no en el ginecólogo, aunque he oído historias de paritorios, que me da pánico – Seguir la historia de la madre de Daniel Brühl que fue a parir a Barcelona-), en el médico de cabecera, etc. Y siempre pienso en lo bien formadas que están las enfermeras y las auxiliares en España, que son super demandadas en el resto de países de la Unión Europea, y es por su profesionalidad, su seguimiento del protocolo médico y por su altísima formación universitaria, que casi parecen médicos.

Suerte con vuestras experiencias!

Ver también: Médicos en Español o Ir al Médico en Múnich.

6 comentarios en “La Experiencia de Ir al Médico en Múnich”

  1. Hola, mil gracias por tus magníficas aportaciones.
    Si sirven estos datos, los comparto con la gente amiga del blog.

    – Médico cirujano, que trabaja con diagnóstico por imágenes, es español, una persona encantadora, habla alemán e inglés impecables, también, y toda la gente que trabaja allí es amabilísima y impecablemente profesional.
    Datos: Dr.med.B Wörner, Fachartz für Chirugie, Manuelle Medizin, Chirotherapie,Notfallmedizin.
    Helene-Mayer-Ring 14, Olympiadorf, 80809. Tel: (089) 351 6047-48.
    – Lo mismo (excepto que no habla español), puedo decir de la Dra. Marianne Kühnemann, prakt.Ärtzin, en la misma dirección, tel: (089): 351 6040.
    Ambos consultorios son en Olympiazentrum, idéntica estación de la lína 3 del UBahn.

    – Y, también, por si sirve y ya comprobada la magnífica atención y calidad humana: Odontóloga, habla español e inglés, además de alemán: Adriana E. Russo, Zahnärtzin, Friedrich-Engels-Bogen 36, 817735, tel: (089) 67 41 66.

    Son las/los profesionales que he ido conociendo así que doy fe de su trato y capacidades.
    Buscaba poder relacionarme con profesionales que hablaran español, en principio, o inglés, en 2a. instancia Un abrazo y más gracias.
    Diego, de Argentina.

  2. Buenas información

    Yo Sony dentista español que me gustaría irme a trabajar a alemania…conoces algún dentista con el que me pueda pueda poner en contacto??

  3. Hola mi nombre es sebastian y tengo 26 años llevo 3 meses en munich. Tengo que ir al dentista pero no se a donde ir ? Mi aleman no es muy bieno , por lo cual me resulta un poco complicado . Trabajo en alemania y tengo la tarjeta de salud . Si alguien conoce a alhun dentista que hable español , estaria muy bien . Os dejo mi correo. ssotomolina@hotmail.com Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.