Si se hace una boda así en España, uno no puede salir de casa de la vergüenza. Sino se le ha caído antes la cara de la verguenza pasada durante la boda. La verdad es que en este tipo de eventos se ve la diferencia cultural tan grande que hay entre España y Alemania. Los espanoles más consumistas, más hechados p’lante, más ostentosos, que mostraremos hasta lo que no tenemos. Y los alemanes más ahorradores, nada consumistas, austeros, nada presumidos, y que nunca mostraran lo que tienen.

Con este aviso, ya puedo empezar a contar mi vivencia.

Cronología de la boda:

12h30 Estar presente en el patio de la iglesia, pero sin entrar.

13h00 Los 3 curas, los 20 monaguillos y los novios se presencian en la puerta de la iglesia para darnos la bienvenida, echarnos unos cuantos discursos y rociarnos de agua bendita con una mata de olivos (nadie se libró del agua).

13h05 Todos entramos en la iglesia, nos sentamos y empezó.

14h30 Salimos de la Iglesia, y en el patio, la gente hizo una fila para felicitar a los novios y darles los regalos personalmente. Los regalos los iban poniendo los monaguillos en una hamaca. Y mientras tanto, algunos otros invitados entraban en los locales parroquiales para picar trozos de tarta que habían traído otros invitados (dejando el taper visible), u otros “canapés” de pan negro duro, con algo por encima. Para beber en esos momentos había termos con café, té y zumos. Y creo recordar que hubo proseco (vino blanco espumoso y muy popular aquí en Múnich) durante 20min. Durante este tiempo que duró unas 2h y media, yo con mi compañero tuvimos que vender las revistas sobre la vida de los novios que habíamos preparado unos meses antes.

17h00 Nos dirigimos en coche hacia lo que sería el convite. Una hilera de coches, seguimos a los novios que iban en una furgoneta grande roja. Llegamos a un local, que olía a aguarrás y a pintura, porque era un local para pintores amateurs. Allí el día de antes los amigos de los novios habían preparado mesas y sillas (las típicas de los Biergartens)  con manteles de papel blancos, y servilletas rojas y amarillas.

17h30 La gente estaba acomodada en los asientos, ya con su cerveza en la mano (yo me pedí una copa de vino tinto del sur de italia), los monaguillos estaban haciendo de camarareros detrás de la barra improvisada de bar, y empezaron las actuaciones de teatro que los diversos grupos de amigos de los novios habían organizado. La que más me gustó fue cuando un amigo de los novios, cogió su guitarra, y en el escenario se puso a cantar la canción de “Ein Kompliment” de Sportfreunde Stiller. Super bien interpretada y como es super conocida en Múnich, el momento fue sensacional.

19h00 Trajeron la comida. Al fin! Era un cátering, de 6 bandejas diferentes, una de salsa de tomate, otra de pasta hervida, una con una salsa de sobre de “salmón”, otra de lasagna de verduras quedama, otra de spätzlers, y otra de otra salsa de sobre de no sé qué, con más harina que agua casi. Y una bandejita con quesos y lonchas de chorizo, con rebanadas de pan turco. La gente hizo fila para coger plato y cubiertos y comer.

20h00 Más actuaciones y los discursos de los padres. Es típico que tanto el padre de la novia como el padre del novio hagan sendos discursos para dar buena suerte a los novios, y para contar alguna que otra travesura que su hijo/a hayan hecho durante su juventud. El padre de la novia lo hizo escueto pero claro y directo, y el padre del novio que se había quedado encerrado en Toronto por lo de la “nube del volcán”, mandó el texto y una presentación en power point con fotos del novio. Mientras hubo música en directo (las canciones típicas del Oktoberfest, para que me entendáis) y alguna pausa para más juegos para los novios, con preguntas “comprometidas”.

22h00 Trajeron 3 bandejas de helado italiano!! Frambuesa, turrón y nata. mmm.. yo estuve la primera en la fila, y me terminé comiendo 3 tarrinas de helado.

22h30 Los invitados con niños se empezaron a marchar, y algunos otros también.

En la Iglesia:

Había 3 curas presidiendo la ceremonia porque se trataban de dos personas, los novios, muy comprometidos con la iglesia de München-Freising. Y el maestro de ceremonias, fue el jefe de las juventudes católicas de Alemania. El cura fue super divertido, jugando a las palas con cara de rana con los monaguillos, para simbolizar la comunicación con la pareja, jugando con un cojín de corazones para simbolizar la intimidad, etc, etc. Al final les dió una maleta llena de juguetes que simbolizaba el viaje de la vida que estaban emprendiendo desde ese preciso momento.

Aquí no hay madrinas ni padrinos como en España. El novio tiene su padrino que es su mejor amigo (católico), y la novia tiene a su madrina que es su mejor amiga (católica). Lo que más me sorprendió es que los padres de los novios no tienen ningún papel relevante durante la ceremonia, pero tampoco durante la boda. Son los amigos, los que se encargan de todo.

A la hora de dar la comunión, dieron a los invitados tanto la Ostia como el Vino.

Y no hubo fotos, estaban prohibidas por expreso deseo del novio, que no quería tener recuerdos del momento y ni estropearlos con flashes.

Tarta nupcial:

La tarta nupcial, haber la hubo, después de que los invitados felicitaran a los novios y les dieran los regalos. Todo el mundo entró en los locales parroquiales y allí estaba la tarta de 5 pisos. Cada piso era una tarta distinta, hecha por una invitada, y con un sabor distinto. Había un bizcocho con cerezas y glaseado de marzapán con chocolate, una quiche de zanahorias, otro bizcocho de almendras, otra que era una especie de tortilla.. etc. Se iban convinando dulce con salado. Sintiéndolo mucho… a mi no me gustó. Primero porque las tartas “saladas” no estaban bien hechas, la zanahoria estaba casi cruda, y cómo hecho deprisa y corriendo sin ningún amor por el detalle y la delicadeza. Luego las dulces.. mmm… es que las convinaciones que hacen aquí de sabores y texturas me parecen de masa secas y de combinación ácidas.

La gente se agolpaba como desesperada para comer… y se sirvieron los trocitos de tarta en servilletas sin cucharas y sin tenedores.

Vestido de la nóvia:

Creo que es el vestido de novia más barato, de cuádruple mano, sin planchar que he visto jamás ver a una novia. No quiero dar más detalles.

Vestidos de los invitados:

Había invitados con los trajes regionales de la Baviera, es decir, o sólos, o con la pareja a conjunto, o toda la familia con vestidos y con sus chaquetitas de lana que hacía un poco de fresco. Luego ví un grupo de 4 ó 6 personas con trajes y vestidos caros y que se habían arreglado bastante bien, pero sin ostentar. Luego también había los que se habían presentado con camisa de cuadros y tejanos o vestidos como un día normal. Que yo pensaba, jolines, es que yo voy mejor vestida los días de cada día para ir a trabajar!

Convite:

Cómo habéis leído en la cronología, la comida fue escasa, sin gusto, de lo peorcito que nos podemos encontrar por Múnich (que se encuentra), y que encima, aunque fuera pasta no llenaba. Y eso de buffet, que cada uno se sirva, bien, pero si es que no hay ni comida suficiente y encima todo es pasta, y salsas de harina pues.. no se. A mi me pareció que la boda les había salido muy barata y que les daba igual lo que pensaran la gente. Es que se quedaron sin bebidas a mitad de la boda! Mi compañero junto con otros tuvieron que ir a comprar más. Lo curioso es que otros muniqueses encuestados, me dijeron, claro normal! Y otros dijeron que no era nada normal tanta tacañería. Así que espero que me inviten a otra boda y que sea de otro estilo para poder compensar esta opinión!!

Durante el convite, lo que más me gustó, fue la idea de que había un albún de fotos en blanco, y durante la tarde, la gente se hacía una foto, la imprimían con una de las impresoras portátiles de HP, y la pegaban en el álbun en el momento. Y cada invitado podía escribir una dedicatoria y firmar al lado de su foto. Ese detalle me encantó.

Ah! Se me olvidaba.. no tenemos recuerdo de la boda.. esas cosillas que dan los novios como regalo a los invitados.. eso, pues no había. Ni chocolates, ni nada.

Qué regalar a los novios:

Nosotros conjuntamente con el grupo de amigos del novio, pusimos unos 50€ por persona para organizar un viaje de novios. Bueno, el novio dijo directamente lo que quería, un cruzero. Así que todo el dinero recolectado se ha ido para pagar el viaje de novios. Me da a mí, que una boda de estas tan baratas, que te sale por cuatro duros, luego encima tienes el viaje pagado! Al final van a ser más listos que nosotros! Luego durante la boda, la gente iba dejando tarjetitas, y cosas hechas a mano, y pequeños regalitos que no cuestan ni 20€. Es decir, lo que tanto les gusta a los alemanes, llenar la casa con chorraditas.

El responsable de la organización:

El padrino del novio, osea en este caso el mejor amigo, es el encargado de organizar toda la boda. Es decir, desde las actuaciones durante el convite por parte de los amigos, los juegos, llamar al cátering, organizar la edición y la redacción de la revista, la comida que tienen que traer los invitados, la logística de quién lleva qué durante la boda, todo!! La decoración de las mesas, la preparación del convite, usar a los monaguillos como camareros y esclavos del siglo XXI. Todo!!

Cómo iba yo vestida:

Lo que más llamó la atención fueron los zapatos de 10 cm de tacón de Jimmy Choo para H&M, negros con tachuelas (me dijeron algunas invitadas que me hacía respetar con esos taconazos) que me puse en combinación con unas medias negras de H&M, y un vestido corto gris de volantes en diagonal de BCBGMaxazria, con una chaqueta satinada negra corta con mangas tres cuartos de H&M. El secreto es que luego para los bailes, o si tenía mal en los pies, me había traído guardadas en el bolso unas bailarinas negras de charol de Blue Velvet. Llevaba un bolso pequeño de piel rojo un poco oscuro con mis anillos de siempre, que nunca me abandonan de Blanca Colomer, con una pulsera de Pomellato y otra negra de piel de tachuelas de Jimmy Choo para H&M. Llevaba pendientes largos con bolitas negras de H&M también.  Osea.. una combinación muy Gwyneth Paltrow en sus últimas apariciones cuando presentaba sus películas el año pasado. Y es que… la etiqueta exige, y aunque la gente no vaya acorde con ella.. yo, por mucho que viva en Alemania no pienso cambiar mi estilo!!

Recomendaciones:

Comer antes de ir a la boda. Nosotros nos hicimos un brunch de tortilla de queso a las hierbas, con una ensalada de tomate y mozarella, y tostadas con mantequilla y miel y mermelada. Y aun así pasamos hambre, yo tenía la cara demacrada de no comer nada en tantas horas.

Llevar una tarjetita y un detallito para felicitar a los novios en la fila después de la iglesia. Preguntar antes, si se tiene que hacer alguna tarta, o se puede coloborar en alguna cosa. Enterarse de quién és el responsable de la organización de la boda, para preguntar si se tiene que hacer alguna actuación durante el convite.

Yo imagino que hay bodas también diferentes a éstas, y depende del estatus social, o si la boda tiene cultura mixta, pero he hecho unos cuantos sondeos antes de escribir la opinión, y… parece que es más normal de lo que pensaba. Y que hay excepciones si, pero de las que confirman la regla!

8 thoughts on “Cómo es una Boda en Múnich”

  1. Vivo aquí desde hace un tiempo,y la verdad es que tenía ganas de conocer las tradiciones de boda alemanas. Después de leer tu comentario ya no tengo tanta curiosidad. El fin de semana pasado estuve en una boda española y puedo asegurar que después del coktail de 1 hora y de la copiosa comida, nadie desfalleció de hambre.

  2. hola!! me encanta tu pagina !! 😀 y e leido varias cosas y estoy de acuerdo jeje veras yo soy medio alemana y mi familia vive alli en Munich y lo de la boda no estoy de acuerdo! mis padres tuvieron dos bodas una aqui en españa por la iglesia y en alemania por lo civil y por lo que me han contado y las fotos que e visto no tiene nada que ver con lo que tu as puesto jeje aunque claro cada boda es un mundo!! ellos lo hicieron en una casa bueno mas bien local que tambien habia exposiciones de arte y eso y yo e visto en las fotos que el buffet era enorme de comida muy variada y las costumbres de alli son muy divertidas x ejemplo mi madre me a contado que alli es costumbre que los amigos del novio secuestren ala novia y el novio tiene que ir a buscarla con una carrito o algo asii y la boda de mi hermana y mi cuñado que son cien x cien alemanes tambien estuvo genial no tiene nada que ver con lo que tu as dixo asin que creo que la boda a la que fuiste es que eran demasiado tacaños o nose jejje

    1. Hola Melani,
      Cada boda es diferente y más con las épocas y nuestra generación evidentemente se hacen bodas diferentes a las bodas de nuestros padres. En la realización de una boda también influye el estatus social, el dinero que se quiera invertir en la boda, y se es muy religioso o no, las tradiciones familiares, las tradiciones de la ciudad, de la región, del país, y luego que cada grupo de amigos la organiza como quiere.
      Esta es mi segunda boda alemana, y la primera sólo fuimos a comer a un restaurante diez personas después de la ceremonia civil. Cuando vuelva a ir a otra boda alemana lo contaré también desde primera persona. Por el momento tengo amigos alemanes y espanoles que me cuentan su experiencia y hay elementos comunes a esta boda, y otros no.
      Te invito personalmente a que escribas en un comentario-post como un artículo de tu experiencia en una boda alemana, con todas las actividades alrededor, los pasos previos, y sobretodo si conoces el punto de vista de la organización!!
      Un saludo,
      ENM.

  3. Yo estuve hace un par de años en una boda en Stuttgart y fué muy diferente. Seríamos unas 50 personas, la boda fue por lo civil y luego nos fuimos a cenar a un restaurante, todo estaba muy bueno y hubo baile hasta la noche.
    Las cosas mása distintas a España que me encontré fueron los coches en fila (y pitando por la calle) para ir al convite, los juegos que se les hacen a los novios y que la gente llevaba allí los regalos, y los que daban dinero solían entregarlo de forma original (en forma de tarta, dentro de un globo…)
    Eso sí, la gente muy arreglada tampoco iba

    1. No se porque los españoles tienen la arraigada costumbre de criticar a los demas y ostentar de lo que no tienen a vistas está su situacion actual, cada pais tiene unas formas una cultura y unas costumbres y si para los alemanes eso no deja de ser celebraión no veo porque el tirar la casa por la ventana empacarse en fajas para presumir delgadez en vestidos tallados y de alta costura que no pueden en ocasiones costearse un español asi como presumir de joyas, peinados, maquillaje y una serie de extravagantes y exuberantes cosas en una boda es algo que si ha de llamar la atención. Por eso los alemanes tienen, hacen las cosas mesuradamente comparten sus costumbres sin tanto ostento, y se mantienen despues de la boda son mas racionales autenticos e inteligentes que muchos europeos que luego de venir a alemania salen a criticarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *