En Alemania hay muy poca costa, sólo en el norte, y el norte está muy lejos. Desde Múnich unas ocho horas en coche. Lo que si hay mucho son montañas y bosques. Los más conocidos son los Alpes, aunque sólo sean Alpes alemanes un 5% de ellos.. hacen mucho ruido para ese 5%. Alemania es un país montañoso y eso se ve en su afición a las caminatas para subir y bajar montañas.

Las playas de Alemania son los lagos, dónde se va a nadar, a tomar el sol, a hacer barcacoas y picnics. Se va a pasar el día con los amigos y con las familias. Los lagos pueden ser naturales, de antiguos circos, pero también de antiguas minas que han sido reformadas en lagos artificiales.

Hace unos cuatro meses, mi mejor amiga americana fue a un retiro de yoga en los Pirineos oscenses y me dijo.. que le había sorprendido mucho lo silenciosos que son y la verdadera naturaleza que se siente. Era la primera vez que se sentía tan natural en Europa. Según ella, los Alpes es todo puro turismo y están sobre explotados. Por el contrario en los Pirineos todavía se siente que ir a la montaña es verdaderamente ir a la montaña y estar en contacto con la naturaleza.

Una de las razones de la super población ociosa en los Alpes y otros lugares naturales, es que Alemania tiene ochenta millones de personas, es decir que la probabilidad de encontrarnos alemanes por todas partes y en cada rincón es muy alta. Y las montañas, bosques y lagos no son una excepción. Además Hitler en su día impuso durante su dictadura democrática y su libro “mi lucha”, que hay que hacer deporte y salir cada día de casa para caminar, al menos si no es para hacer dos horas de deporte. Pues eso es lo que hacen. Para ir de vacaciones los alemanes se van a caminar a los bosques, a las montañas y a los lagos. Que no sólo a tomar el sol y a descansar, sino también a hacer ejercicio cardiovascular.

Nuestros bosques, montañas y lagos están intactos por suerte, y lo único que está bien vendido y super explotado es la costa, con sus playas super pobladas. Todo lo contrario a Alemania que encontramos más playas casi salvajes y en la que sólo vamos a estar nosotros y el viento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *