Las vacaciones de los colegios están repartidas a lo largo de todo el año en lugar de tenerlas todas juntas en verano como en España. Este hecho hace que durante el resto del año haya parones de trabajo increíblemente poco productivos. Pero no solo las vacaciones escolares hacen mella en la producción laboral, también las fiestas oficiales e interminables. Como las Navidades que duran un mes, es decir el tiempo de Adviento, y el Oktoberfest en el caso de Munich. Y vuelvo a mencionar las interminables vacaciones de verano, que aunque no sean oficiales de dos meses y medio, parece que como cada uno las toma cuando quiere, el caos en las empresas es infinito hasta que empieza septiembre. Y aquí vamos, dos semanas y empieza la juerga del Oktoberfest! Alguien decía que en Sevilla no se trabajaba durante el periodo de la feria de abril o en el Rocio? Aquí es peor!

Parece que cuando es “fiesta” todo el mundo desaparece del planeta laboral y cuando necesitas a alguien no esta o en una semana mas tarde si esta y el otro no esta. Y así sucesivamente hasta que “oficialmente se terminan todas las fiestas/vacaciones oficiales”. Así que cuando nosotros en nuestro país tenemos los debates de tener demasiadas fiestas en nuestro calendario, es decir puentes y días festivos, lo que estamos haciendo es concentrar las fiestas oficiales en un día o dos o en un fin de semana largo. Lo cual, esta perfecto!

En Alemania, los veinticinco o treinta días de vacaciones que nos dan por contrato, si tenemos suerte. Esos días se reparten a lo largo del año y se unen a los otros días festivos para aprovechar el máximo, o no aprovechar. Porque, estar en la oficina pero no trabajar porque es el Oktoberfest, es increíblemente poco creíble. O estar en época de Adviento y ocurrir exactamente lo mismo, es tan in-creíble, que no puede pasar, pero pasa. Ya sea por resacas, por fiestas privadas, por reuniones o por no se que razón mas. La vida laboral es muy ligera cuando uno tiene en el año el siguiente calendario de producción, es decir, de ser productivo en la oficina:

  • Entre año nuevo y las vacaciones de invierno escolares para ir a skiar.
  • Entre las vacaciones de skiar y Pascua o las fiestas de primavera (ojo que a veces se juntan demasiado y la productividad puede ser de días en lugar de semanas)
  • Entre Pascua, y todas las vacaciones de verano (uy, aquí hay un gran problema, Pascua, luego viene Mayo con sus interminables días festivos religiosos y luego ya se juntan con las vacaciones escolares de pre-verano de Junio) Y luego ya es verano!
  • El principio de septiembre y el comienzo del Oktoberfest o otras fiestas de cervezeras.
  • Entre el Oktoberfest y las vacaciones escolares de otoño, que suele ser en Noviembre (atentos, aquí esta el 3 de octubre, fiesta nacional que impacta bastante)
  • Desde las vacaciones escolares de otoño y el comiendo del Adviento (es decir, un par de semanas)

Mientras tanto, se puede trabajar en el trabajo de uno mismo, porque en lo que es colectivo, no sera nada posible avanzar y menos en decisiones!

Suerte, relax, organizarse en función de este calendario y al toro!

2 thoughts on “La fiesta y las vacaciones permanentes que dominan el calendario laboral”

  1. Buenas!!
    A mi me sorprendió muchísimos como los alemanes hacen puentes-acueductos, igualitos que los españoles. Esos jueves festivos que se alargan hasta el lunes, en especial en esa primera mitad del año donde hay un día de fiesta casi por semana… y luego se acaban los festivos hasta octubre.
    Un saludo!!

  2. Pues es uno de los paises mas productivos del mundo y que mas productos de calidad y alta tecnología exporta. Yo creo que lo importante es trabajar para vivir y no vivir para trabajar. Creo que tenemos el cerebro lavado para intentar ser productivos hasta la enfermedad (eso me pasó a mi) y no disfrutar de la vida y la familia.
    Así que, ¡viva la fiesta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *