Ya ha vuelto el invierno de repente.. estábamos en verano, un abril maravilloso y pum! De repente, volvemos a ponernos el jersey y el abrigo y olvidarnos de las sandalias y el pantalón corto.. como dicen por aquí.. en abril hace lo que le da la gana! Quedan 3 semanas de abril.. y pasaremos a Mayo.. dónde por suerte o por desgracia dicen que no te quites el sayo hasta el cuarenta de mayo.. cualquier cosa que digan, estamos aquí para disfrutar de los rayos de sol y abrigarnos cuando haga falta.

Mi segunda semana en el trabajo… ya estoy como siempre, pero con la ventaja de que una baja de maternidad trae consigo.. todo es borrón y cuenta nueva! Los problemillas de hace unos 8 meses han desaparecido, procesos nuevos a la vista, actualizaciones de software.. todo “niquel” como dicen los franceses. Qué simpatico es la vida cuando tienes más de tres mil emails sin leer y haces.. “marcar todos como leidos” y archivarlos! Yeah!

En estos días me he puesto al día con el trabajo a base de tés con mis colegas de trabajo, y ahí.. uno que acaba de ser padre me dice.. esta historia escalofriando sobre la sanidad alemana.. que tanto queremos por aquí.. no quererla con el corazón sino quererla cambiar y no verla! Me cuenta, que su padre un hombre de 75 años vino desde Hannover a ver a su primer nieto, cuando de repente se cae, pierde el conocimiento y la memoria. Lo llevan al hospital más cercano y le hacen pruebas, no encuentran nada, y dicen, Bueno como todavía no se acuerda de nada, lo tendremos en observación 3 días. No hay camas, así que lo tenemos aquí en el suelo del pasillo, al lado de un toilette público encima de una esterilla. Mi colega, atónito dice, cómo aquí en el suelo? Señor, es que no hay más camas libres.. No hay más camas libres??? En ningún sitio del hospital? Por favor, busquen una cama al menos y una habitación para mi padre! A lo que la enfermera responde.. lo siento, no es nuestro trabajo. Hable con el médico. Mi colega cada vez más atónito, dice que va a buscar ropa y cosas de aseo para su padre y luego lo vuelve a discutir. Llega de nuevo al hospital, y vuelve a insistir sin ningun avance.. a lo que ya desesperado dice.. Bueno, pues pago lo que sea para que mi padre tenga una cama!! Y la enfermera toda contenta.. aaaaahhhh pero que usted quiere pagar! Ah.. haberlo dicho antes, si si, entonces tenemos una cama en esta habitación doble para su padre.

De verdad.. pero que mierda es esta de sanidad pública alemana? Dónde vamos a llegar? Da miedo.. enfado y de todo!

Aquí mi artículo especial sobre la sanidad alemana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.