Soy de Valencia y me encanta la luz del mediterráneo. Todavía la echo de menos, de hecho. Estudié derecho en España e Italia y me especialicé en derecho fiscal internacional en Munich. Estoy colegiada en España y en Alemania.

  • ¿Como llegaste a Alemania? Llegué a Alemania en el 97 con mucha curiosidad y muy poco alemán. Ya había estudiado un año fuera de España y me atraía mucho la idea de seguir ampliando mi formación por Europa.
  • ¿Cómo conseguiste trabajo en Múnich? ¿Cómo es tu día a día en la oficina? Mi trayectoria laboral fue variada. al principio un poco de todo y ya después empecé a hacer prácticas en distintos despachos de abogados y poco a poco la cosa mejoró. Mi trabajo actual lo conseguí a través  de un anuncio en el Süddeutsche Zeitung. En la oficina tengo jornada reducida porque me he hecho autónoma y necesito tiempo para mi despacho. Tengo muchos clientes españoles en la oficina, empresas pero también alemanes, polacos, italianos, ingleses. Trabajamos con toda Europa.
  • ¿Qué tipo de clientes tienes? ¿Cuáles son los consejos que darías a los españoles que vienen a tu oficina? Tengo clientes de toda Europa, prácticamente en la oficina. Pero soy la responsable del departamento de españoles. El consejo que doy siempre a todos mis clientes es que no ignoren ningún escrito de la hacienda alemana. Es mejor solucionar las cosas antes de que se pongan feas.
  • ¿Cuáles son tus lugares favoritos de Múnich? Pues como me encanta comer, la mayoría son restaurantes. «Itxaso» en la Pestalozzistrasse porque me siento como en casa y porque tienen mojama y «Nguyen» en la Georgenstr. porque los rollitos vietnamitas son los mejores que he comida fuera de Vietnam. Pero también callejear por Schwabing y las Pinacotecas.
  • ¿Cómo aprendiste alemán? Soy un ejemplo de que se puede aprender alemán en la VHS sin pagar sumas exageradas. A menudo los profesores son los mismos que los de las escuelas privadas. Todos mis cursos los hice siempre en esa institución en distintas ciudades y los recomiendo. Es cierto que hay que dar con un buen profesor, pero en las privadas también.
  • ¿Qué es lo que te llama más la atención de la cultura o del saber hacer alemán? Sin lugar a dudas la exactitud, o el afán de exactitud, del trabajo bien hecho. En mi trabajo tengo contacto regular con las delegaciones de hacienda de muchos países europeos, y aunque no digo que en Alemania todo funcione perfectamente, la hacienda alemana en cuanto a efectividad y funcionamiento, gana.
  • ¿Te fueron difíciles los comienzos? ¿Por qué? Si. Sencillamente porque no hablaba alemán y porque nunca sabía qué hora era, siempre estaba igual de gris.
  • ¿Crees que esta igual de valorado el trabajo de la mujer en el extranjero que en España? Realmente no lo sé. En Alemania aparentemente está mejor valorado, pero luego leo en las estadísticas que muchas más mujeres que hombres  tienen contratos en precario, que los salarios femeninos son algo así como el 20% más bajos, en igualdad de condiciones se entiende y un largo etcétera y ya no sé qué pensar.
  • ¿Qué consejos darías a otras personas que quieran venir a trabajar a Alemania? Que aprendan alemán. Sin el idioma es dificil y duro. Aunque se hable inglés en el trabajo, la vida está en la calle.
  • ¿Una o dos anécdotas divertidas que contarías a tus nietos? La primera vez que limpié el coche después de una nevada/helada copiosa. Era pronto por la mañana, antes de irme a trabajar, y en cuanto conseguí liberar el coche me fui directa a la gasolinera. Tenía un largo trayecto ante mí y me habían insistido en llevar el depósito lo más lleno posible por si me quedada atrapada en la autopista. Mientras llenaba el depósito, y como el cristal no se había quedado bien con la rasqueta, eché mano muy decidida, y ante la mirada curiosa de los alemanes que repostaban a mis lados, al cubo con la esponja y de ahí al cristal. Con temperaturas bajo cero, el resto os lo podéis imaginar. Ahora soy una experta en rascar.
  • ¿Cómo ves tu futuro? Mi futuro lo veo bien. Vivo en una ciudad que me gusta, tengo un trabajo que me apasiona y sé que puedo ser feliz en dos países. Sigo echando de menos cosas y gente, pero me temo que el día que me vaya, también echaré de menos cosas y gente de aquí. Así que intento disfrutar de lo que me  gusta en lugar de echar de menos lo que me falta.

Para contactar con Ana Beltrán podéis utilizar los siguientes emails: abeltran@web.de y/o info@europe-tax.de.

2 comentarios en “Entrevista: Ana Beltrán, Abogada, Valencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.