Este año está siendo un año de muchas experiencias, parece que es un año de inflexión, sucesos y puntos importantes en la vida de una persona, se están juntando todos en un sólo año. Es extraño, pero es una enseñanza de la vida, que en cualquier momento, estés dónde estés, estés haciendo lo que estés haciendo, puede ocurrir un suceso especial e importante.

Estaba en Berlín en un curso esta semana cuando de repente mi abuela empezó a sentirse mal, de repente el cuerpo dejó de funcionar y murió. Murió durmiendo, poco a poco… cómo haciendo la siesta después de decir, que había que preparar la comida. Estoy embarazada ya casi a punto y no puedo volar en avión, y tampoco puedo viajar más de mil quinientos kilómetros en coche en un día. Es una impotencia enorme que se une a una tristeza mayor.

Mi abuela fue como mi madre, ella me crió, y lo único que he podido hacer desde aquí es pensar en ella, en todos los momentos que tengo en la memoria que son muchos, cambiar la foto que tengo con ella de la “nueva habitación del bebé” a ahora, en una cómoda del salón dónde la he rodeado de flores.

Les he pedido a mis hermanos que me hicieran fotos de todos los momentos, porque quiero ver, quiero estar allí… quiero ver lo que estoy sintiendo. Pero también quiero que mi abuela sepa lo que yo siento, y también mi familia que estoy con ellos en la distancia, que tenemos el mismo sentimiento y que el intercambio de palabras, experiencias, vivencias es lo que nos hace vivir y estar todos unidos junto a ella.

He escrito un discurso, mi hermano lo va a leer… y cuando nazca mi hija, vamos todos a abrazarnos, y voy a ir a presentarle a su bisnieta. Que gracias a los “trastos modernos” ya ha podido verle la cara y cómo se mueve mes a mes… y decir “que es igual que su padre”. Le hacía mucha ilusión ser bisabuela, estaba muy orgullosa. Y mi tristeza es inmensa en reconocer que por muy poco tiempo no la ha sentido suya entre su regazo. Pero yo estoy aquí, con todo lo aprendido y absorbido de ella y de la educación que me ha procesado para educar a mi hija con las mismas normas, con el mismo amor, con la misma inteligencia y sabiduría.

Larga vida a los recuerdos.

Amén.

15 thoughts on “Mi abuela ha muerto, y yo estoy aquí”

  1. Que la vida es un continuo cambio de etapas vitales es algo que vamos sintiendo a medida que nos vamos haciendo mayores.
    Durante unos años todo parece igual, salvo nuestros cambios, el paso de la infancia, a la adolescencia, estudiar en la universidad, comenzar a trabajar, enamorarnos…Los cambios son nuestros, cambios de vida, ciudad, de país incluso, y parece que todo sigue igual.

    Pero llega el momento en que comienzas a perder a personas que te importan mucho, en este caso ha sido tu abuela, por no decir cuando te quedas definitivamente en primera línea.

    La coincidencia de la muerte de tu abuela con el próximo nacimiento de tu hijo hace tomar más conciencia que formamos parte del ciclo de la vida, con todo lo que ello conlleva.

    Quédate con su recuerdo, lo que has vivido, lo que te ha trasmitido nadie te lo va a quitar.
    Y da lo mismo estar en Munich que en España. Yo perdí a mi abuela viviendo en España, pero a 700 km de distancia y no pude estar cerca de ella.

    Lo importante es lo vivido. Y si lo piensas bien, ha tenido una muerte que todos quisiéramos tener.

    Ánimo y recuérdala con alegría en todo lo bueno que tienes por delante.

  2. Mis condolencias por la pérdida de tu abuela. Estoy segura que ella te sentía como si estuvieras a su lado y que cuando nazca tu hija le vas a transmitir el cariño que ella te hizo sentir a ti.
    Como tú dices, la vida nos va poniendo en situaciones difíciles y duras.
    Un abrazo muy fuerte.

  3. Querida española en Munich,

    Que este arañazo en el alma, no ensombrezca el amor y la alegría que ella te dió.

    El verdadero morir es el olvido, no permitas que la vida te haga olvidar a personas que, como tu abuela, a lo largo de tu existencia te han dejado huella favorable y, como bien dices, que tu futura/inmediata hija se eduque en el amor y con el amor, la inteligencia y la sabiduría que tu abuela te aportó.

    Un fuerte abrazo en el afecto

    Javier

  4. Vaya……lo siento. Ánimo , piensa que cuando tengas a tu bebé le podrás contar todos los buenos recuerdos que tienes de tu abuela y enseñarle todo lo que ella te enseñó, en definitiva tu abuela seguirá viviendo de una u otra manera. Besos. Mis condolencias a tu familia.

  5. Muchas gracias por todos vuestros comentarios… todavía sigo triste, no es fácil pero espero poco a poco recobrar una energía normal.
    Muchos besos y gracias por compartir el sentimiento.
    ENM.

  6. Lo siento mucho por lo de tu abuela. Mi abuela también murió cuando yo me mudé a otra ciudad y no puede ir porque tenia un examen al dia siguiente. Se lo difícil que es, espero que cuando nazca tu bebe esa pena se aminore un poco.

  7. Lo primero decirte lo siento. Por dos motivos: por no haber leido a tiempo lo de tu abuela y haberte preguntado lo del alojamiento…no es momento ahora q estás pasandolo tan mal.
    Ten x seguro q tu abuela te protegerá a ti y a tu niña desde el cielo..o es q crees q no siguen velando por nosotros????.
    Un beso enorme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *