Se nota el perfume de las flores al pasear por la ciudad, el polen está haciendo de las suyas entre los alérgicos y las hojas verder nuevas fluorescentes de los árboles hacen que la parsimonia del invierno largo se haya olvidado de un golpe. En menos de una semana hemos pasado de hojitas tímidas verdes que intentaban salir a flote entre la incertidumbre de si se van a congelar, hasta llegar a casi una «frondosidad» maravillosa de notalidades verdes distintas. Los cerezos están en flor.

Verde, amarillo, rosa, blanco… la primavera!!

El cántico de los pajaritos a partir de las cinco de la mañana, el silencio del buen tiempo, las estrellas y la luna, todo está listo, perfecto y preparado para un nuevo amanecer. Y agradezco y siento en mi piel el agradecimiento de que este año no sea aquel año sin sol ni calor..

Ayer cambiamos las ruedas del coche, a las ruedas de verano.. yo no me atrevía a hacerlo hasta pasado abril.. pero visto el bueno tiempo, hay que ponerle las ruedas buenas. Sí, aquí hay que cambiar las ruedas en invierno por unas de contacto (artículo de cómo/dónde cambiar las ruedas) para evitar multas y problemas de tráfico y que nos salgamos de la calzada.  Y también quité la protección de invierno de las plantas, y funciona! Están verdes y hermosas cómo si nada hubiera pasado.. sólo a una planta no le puse, y está marrón, aunque parece que sigue viva..

Aunque.. después de tanta alegría, esta noche hay pronóstico de lluvias y también para el fin de semana.. pero ahora ya decimos, para refrescar! Y asumimos la tormenta como las de verano, a pesar de estar a principios de la estación primaveral y no a finales de agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.