Niebla espesa esta mañana, como ayer, y sol a partir del mediodía, hasta ha hecho calor que no hacía falta el abrigo. Ayer estuve limpiando el armario, lavando ropa de invierno y verano para tener una “opción” digna de ropa por las mañanas. Ya no es posible combinar ropa de verano primavera con chaquetas para sobrevivir, ahora ya hace falta un buen abrigo, gorro, bufanda, guantes, camiseta de debajo y buenos calcetines. Este fin de semana después de la visita familiar española, tocó visita a la familia política alemana, así que en marcha con la bici nos fuimos, que por cierto que frío hizo el sábado, creo que para enfermar los huesos y demás infecciones fáciles de coger es ideal, sobretodo si la ropa de invierno todavía está guardada.. el caso, que para la hora del té paramos en una panadería-pastelería para comprar unos trozos de tarta… ésta tradición tan alemana, de comer pasteles con el té, mmm.. al día siguiente volvimos a estar en familia, pero esta vez, estuvimos invitados al cumpleaños de la abuela del mejor amigo de mi pareja, y por ende tuvimos que hornear un bizcocho / tarta. Al llegar allí descubrimos que la mitad de la familia son pasteleros confitores, había unas siete tartas diferentes a cuál más increíble, pero esto me hace pensar en que en las fiestas de cumpleaños familiares en lugar de comprar tartas, que si lo hacen también, lo que hacen es que cada parte de la familia hace un pastel, por tanto hay una mezcla de pasteles y bizcochos y tortas y tartas para degustar y ponerse como el Quico. Pero nosotros quedamos muy mal, tuvimos que esconder la tarta debajo del sofá porque, no sé que había pasado, si el problema fue demasiadas almendras molidas o demasiada miel o no sé, el caso es que estaba espantosamente malísima! Dios, estaba incomible, y tuvimos que disimular, nos preguntaron por nuestra tarta y dijimos que nos habíamos equivocado en la receta. A pesar del mal trago, que se pasó en cuanto llegamos a casa y tiramos a la basura nuestra tarta de chocolate, miel y almendras, la comida familiar fue divina, porque la verdad son una familia super abierta, activa y llena de positivismo. Curiosamente, él es médico, ella profesora de alemán y tienen cinco hijos y nunca han dejado de trabajar, incluso ahora que están muy mayores. Y un hijo se quejó a su madre de que no había estado en casa… para cuidar a la familia. Son muy peculiares, pero super calurosos. Muy políticos y muy comprometidos con la sociedad inmigrante.

Por cierto, un amigo mio, me ha enviado un video sobre la manifestación del 15 de octubre en Múnich en Stachus.

http://www.youtube.com/watch?v=SahkbQZMTg8&feature=related&noredirect=1

 

One thought on “6°C, Sol”

  1. Soy una de las que han caido por culpa del frío, “el resfriado me ha pillado”…, ya sabes, si brilla el sol hay que estar afuera, aunque solo hayan 4 grados a la sombra, a los niños les debe dar el aire… y a los demás un catarrazo de mil demonios…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *