El Oktoberfest es conocido por ser la fiesta de la cerveza pero también por ser las fiestas de Múnich! Y como en todas las fiestas que se precie hay atracciones. Lo más curioso y que me llama la atención, es que hay atracciones muy viejas y que se conservan muy bien. Es decir, es un orgullo poder conservar atracciones de hace cien años, de hace 75 años (ver foto), de hace 25 años o de hace 5 años.

La jerarquía alemana se lleva hasta la más pura tradición bávara, y haber estado año tras año celebrando junto con los muniqueses el «Wiesn» hace que te ganes una reputación y que se muestre! Porque sigue funcionando, y porque es bello ver cómo mantienen de limpia y ciudada la artillería de diversión oktoberfestivalera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.