Bienvenidos al otoño de Múnich! O eso es lo que se podría decir en esta última semana de septiembre. Heladas nocturnas, rocíos madrugadores y un calor y sol de verano al mediodía. Típica locura muniquesa y bávara de entretiempo y antes que empieze el frío invierno. Botas altas o no botas altas, zapatos abiertos, sandalias? Quien vaya en coche bien, pero en bici… a las ocho o antes.. hay que ir muy muy bien abrigado, gorro, guantes, bufanda y abrigo de lana 50% (ahora). Estoy pensando que me he dejado el gorro y los guantes en el trabajo… mañana toca reparación de bici, mini y de risa, pero toca, nuevo timbre (que no se cómo lo perdí) y candado nuevo que ahora voy sin, a riesgo de que me roben la bicicleta.

Algunas tiendas de Múnich están en rebajas, ésto es, no todas porque muchas se estandarizan a las rebajas generales de “fin de temporada” temporanda siendo primvera-verano, o otoño-invierno, la no-estandarización, las rebajas “a la muniquesa”, “las de toda la vida” son las que son “al final de la temporada” es decir, al final de cada estación, a finales de junio corresponden las de fin de primavera, a finales de septiembre las de fin de verano, etc, etc. Y alegremente disfrutamos los muniqueses de rebajas “a la muniquesa” y de rebajas “generales”. La razón es sencilla, aquí las estaciones tienen un clima muy marcado y muy diferente entre sí, y la ropa de verano difiere mucho de la de primavera, y la de otoño a la de invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *