Gloriosamente mi mini-bici plegable tiene marchas y gracias a ellas puedo subir el mini-turmalet de la mini-ciudad. Y parece que son buenas, van mejor que en mi bici normal. El clip-clap que se escucha cuando una bicicleta cambia de marchas me llamaba mucho la atención cuando lo escuchaba por las calles de Múnich, porque a la mínima mini-mini-colina, de pendiente 0,05% todas las bicicletas muniquesas de mi lado hacían al unísono clip-clap. A veces, en mis tiempos, de estar muy en forma nunca había cambiado de marcha, y en los de baja forma, bajaba una marcha o dos cuando subía la colina de Gasteig de Rosenheimer Platz.

Ayer, pasando por una mini-calle en la cual las bicis tienen que ir por la acera como “Fahrrad Frei” estaba el camino bloqueado por una furgoneta aparcada encima de la mini-acera y por una bici que estaba entre el espacio libre que dejaba la furgoneta. Al verme, los hombres que estaban hablando tranquilamente, movieron la bici de sitio y cerraron el espejo retrovisor. En ese mismo preciso momento yo me baje de la acera para adelantar a la furgoneta estacionada temporalmente en la acera, y dije “kain Problim” y los dos hombres se echaron a reir. Supongo entre la risa había una pregunta de quién había pensado en la solución más efectiva?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *