El agua es muy fría para estos lares, y apetece algo más calentito que atraviese el cuerpo, y como el agua sóla caliente no tiene mucho sabor, aquí es costumbre beber mucho té (Tee) o infusiones (Kräutertee) a lo largo del día. A la hora de la cena, una tetera llena de manzanilla, la menta, a lo largo del día té negro o té verde.

Es costumbre ver a los estudiantes con un termo con vaso estudiando en la biblioteca y que guardan a lo largo del día en sus mochilas, y a los trabajadores con su termo sobre su mesa, o tomar varias tazas de té a lo largo del día. Y dicha costumbre no es que venga con la edad, la tienen asimilada desde pequeños, y es muy curioso ver como los bebés en sus carritos sostienen un biberón con un líquido oscuro dentro, y ese líquido oscuro no es otra cosa que una infusión que puede ser de frutas silvestres o de manzanilla. Y continúa en la guardería (Kinderkrippe) y en la fase de educación infantil (Kindergarten) dónde se les ofrece para beber leche o infusiones de frutas.

Por eso, uno de los electrodomésticos que no faltan en ninguna cocina alemana es el calentador de agua / hervidor de agua o también llamado Wasserkocher y una tetera bien grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *