El Wiesn ya está desapareciendo, ahora sólo quedan las casetas, el resto está todo limpio y sin rastro. El rastro queda en nuestros cuerpos después de tanto exceso de comida y dulces, y alcohol, y en Múnich los periódicos y las revistas hablan del DETOX post-Oktoberfest. Como el Oktoberfest es pasajero, los kilos de más también, volver a nuestra rutina ya nos hace volver a nuestra forma, pero no está de menos, tomar muchas ciruelas durante las dos semanas post-oktoberfest, y kiwis más manzana verde a la vez para limpiar nuestro organismo de las “impurezas”.

Qué manía tiene la gente de tirar cristales en los carriles bicis, ahora ya no está la excusa del Oktoberfest, y encuentro cristalitos en sitios dónde antes no había! Qué pasa?! Hoy sin querer, ya no tenía tiempo de esquivarlos, he pasado por encima de unos cristalitos mezclados con las hojas naranjas de los árboles. Esta noche veré si tengo aire en las ruedas o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *