Sol, pero mucho viento, tanto que cuando iba en bici esta mañana se ha ido volando mi gorro de lana cuando cruzaba una calle. Una mujer gentil me lo ha dado, yo ya estaba bajando de la bici. Suerte que no era una calle muy concurrida, sino la mítica y super bonita Gollierstrasse. También debido al viento, en contradirección, es decir de este a oeste he tenido que bajar una marcha.

Si hace unos meses las obras de Múnich eran para instalar un doble cableado de fibra óptica para los futurísticos contadores de electricidad, ahora las obras que se cuentan a miles son para renovar el pavimiento de la calzada y de algunas aceras. La verdad es que hace falta, pero eso de que concentren todos los trabajos en unos meses es una locura, cuando hace bueno, todo está levantado.

Lo que se aprecia y mucho es el aumento de policías por metro cuadrado en Múnich, siendo pre-Oktoberfest… en camionetas, en coches, en bici, en moto.. de todas las formas y colores en cada calle que pasas, ves a un policía. Incluso han vetado a las bicis pasar por el Theresienwiese!! Han puesto unas gentiles y muy bonitas macetotas gigantes de cemento en todas las entradas de las calles y de los carriles bici. Qué simpáticos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *