Pasados los días de vuelta de las vacaciones de Navidad en España… y pasados los días también de la vuelta a la rutina a la vez que hay que reorganizar la casa.. El tema que me viene a la cabeza es la diferencia cultural de estas fiestas navideñas en sendos países nuestros tanto el nativo como el adoptivo. Y no me quiero centrar en las obvias diferencias sino en las emociones y sentimientos de estas fechas y cómo a través de diferentes familias y de diferentes modos de manifestación, los sentimientos de búsqueda de la paz navideña hacen un cataclismo socio-cultural-familiar.

Nos acordamos del villancico alemán traducido al español como «Noche de Paz»? Esta es la definición más cercana de la navidad en Alemania… noche tranquila, escuchando la nieve, a la luz de la velas con ritmos lentos de música… cánticos de coral al estilo gregoriano, profundos, lentos y con el diafragma en forma. Es la tranquilidad en la que el 24 por la noche el «Niño Jesús» mágicamente con la ayuda de los padres trae los regalos a los niños. Una cena tranquila sin mucho alboroto, rápida de hacer y después de un té calentito y la visita a la iglesia a dormir. Al día siguiente un paseo por los jardines y los bosques nevados y listo. Familia la justa, padre y madre con sus hijos. Y nuestra Navidad es como el villancico de «El Tamborilero» con más ruido y más familia y más música y más comida y más horas en la cocina mejor!

Cómo podemos conjugar ambas culturas en una familia hispano-alemana? Con éxito digo… para que todo el mundo esté contento? Los que no viven cerca de la frontera con Cataluña o en Aragón o en el País Vasco dónde se tiene el día 24 el tronco, el tió, o el Olentzero pueden decir.. el «Niño Jesús» alemán para el 24 y los Reyes para el 6… y la comida del 25 «a la española». De esta manera todo el mundo está contento tiene lo que quiere… calma y oscuridad por un día y fiestón el resto. Pero.. qué pasa si somos de las regiones super chulas en las que el día 24 también es importante en la familia, incluso más que los Reyes Magos? Pues enigma… y lío!

Es duro escuchar a tu pareja decir que quiere calma en medio del follón, es duro escuchar a tu pareja que sus padres no quieren hablar con él porque están en medio de tomar el té y de escuchar la paz de la noche… Tan duro hay que ser? Tan triste es la confluencia de culturas? Yo creo que hay que abrirse el canal del cuerpo para diseccionar las emociones.. Porque esperar que vengas los Reyes Magos en la playa, al lado del fuego y todos los niños con linternas hechas en casa. No tiene precio sentimental!! La verdadera ilusión de los niños abrigadísimos, esperando a que lleguen unas personas en barco, que les saluden y les den caramelos y regalos en sus propias manos o debajo del árbol no tiene precio. El teatro que hacemos en cada pueblo en España es lo más bonito que la sociedad hace por la Navidad y por nuestros hijos. Pero también para el encuentro íntimo de la familia dónde nos abrimos a la alegría durante la noche. Dónde abrimos emociones gigantes gritando, chillando y saltando. Y aunque queda mal.. aquí esta frase, prefiero esta alegría durante la Navidad qué es cuando el niño Jesús nació que durante el Oktoberfest. Aquí es dónde también los valores de la familia y de la sociedad nacen y se hacen diferentes entre un país y otro.

Podremos llegar a un acuerdo? Calma y oscuridad versus luz y alegría desbordada? Queremos controlar las emociones o dejarlas fluir para que nos embarguen? Si el punto de inflexión es la familia… es ahí dónde se tiene que apoyar la Navidad y dónde se tiene que encontrar el punto de encuentro. Familia toda unida o con los que nos encontremos como familia.. que muchas veces son nuestros amigos.

Cuál es vuestra experiencia? Ahora vista con perspectiva?

5 comentarios en “Navidad española, Navidad alemana”

  1. Pues en nuestra experiencia, hasta que no hubo bebé, cada uno a su país y el germano se venía para pasar nochevieja y Reyes allí. Los dos últimos anyos con bebé decidió que fueramos todos a Espana…Dice que le gusta mucho más y que no quiere que me aburra en Alemania, porque segun el el 24 es bastante aburrido, comer algo no muy especial, abrir regalos y a la cama pronto…solo con sus padres.
    Este anyo introducimos el Tió porque la nena ya se entera de las cosas y Reyes no hicimos porque no estuvimos ya en Espana. Normalmente haremos para el Tio detalles pequenos y para Reyes los regalos más grandes…Y al volver a Alemania los abuelos alemanes nos dieron lo que el Christkind había llegado.
    Yo pensaba que el Christkind era una especie de ángel que nadie sabe muy bien que es…pero parece que es el nino Jesús!

  2. Al hilo de este artículo, que me parece muy acertado, me acordé de un comentario que mi marido alemán hizo una vez respecto a las diferencias culturales y la manera de entender las relaciones y la familia. Dijo que muchas veces en España cuando vas a comprar a los puestos del mercado, donde te conocen desde hace tiempo, la relación es más cordial que la que tiene aquí mucha gente con su familia. Yo me quedé un poco parada…pero creo que en cierta forma es así. Aquí son más distantes y fríos.
    Estoy leyendo un libro que recomiendo. Su autor es Fernando Aramburu. Se titula «Viaje con Clara por Alemania». Trata de un estudiante español que por amor se queda a vivir aquí, con su esposa alemana, con la que lleva 16 años de casados, hacen un viaje por el norte de Alemania. Además de ser un muy buen ejercicio del lenguaje, es muy interesante por las diferencias de carácter, familia, forma de ser, etc que toca.

  3. Yo no estoy tan de acuerdo… no se si será porque la familia de mi pareja es de Baviera, y el temperamento es distinto, pero hasta el momento he pasado todas las navidades allá y no son tan serias; el 24 se va a la misa (porque es un pueblo chiquitito y es «obligatorio»), se dan los regalos y luego cenamos todos juntos con los primos, tíos y demás… muy a lo español todo y no lo veo tan ajeno… Luego en Sylvester a ver los fuegos artificiales con los amigos y fiesta. A lo mejor el problema es que en España lo tomamos todo demasiado a la fiesta y en Alemania está visto como un acto más serio, y juntar las dos cosas crea choque, pero si le damos un poco de seriedad a lo español y un poco más de locura a lo alemán, se dará un resultado bastante agradable, no creéis??

    🙂

  4. El problema empieza cuando se comparan las culturas…las costimbres…eso si q lleva a las dscusiones chicas q se agrandan con los nenes por el medio y el largiiiisimo invierno de Bavaria mas La gente mas seria q he visto en mi vida ….. q es tan seria & grunyona… 🙁 🙁

Responder a fa Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.