Acabo de terminar tres meses y medio de angustia y de enfermedad. Desde el nacimiento de mi hija en un Hospital Universitario alemán (UniKlinik Erlangen) dónde cogí una bacteria resistente y de la cuál casi no lo cuento, he pasado todo tipo de momentos, pero sobretodo de impotencia y de rabia de encontrarme con un sistema sanitario tan inútil como rata y capitalista. Dónde el ahorrar hasta pruebas que cuestan cuarenta euros es el día a día, dónde la frase “vamos a dejar un tiempo que se curará sólo”, o no hace falta hacer pruebas, a echarme del hospital por tener esta bacteria, hasta ser el único sistema sanitario europeo a tener beneficios.

No tenemos que olvidar que el sistema sanitario alemán es cómo se diría “concertado”, pero también existe el privado. Y cuando tienes una tarjeta de la sanidad pública (una tarjeta de las miles de “Krankenkasse” que hay, ver artículo Krankenkasse) casi ni te miran, pero cuando tienes una tarjeta de un seguro privado, te hacen todas las pruebas posibles porque con los seguros privados, las consultas médica “concertadas” ganan más dinero y no entran dentro del presupuesto “público-concertado” dónde prima “no recetes, no hagas pruebas” que todo cuesta dinero y hay que ahorrar.

Dentro de este sistema, lo que ocurre es que los médicos se acaban especializando en homeopatía y que un simple resfriado se desarrolle en una pulmonía, que un bebé de una mini bacteria en el estómago, termine con el intestino grueso extirpado, o que un hongo en una boca termine por desarrollar una infección grave, que una mujer para aguas verdes y que la dejen esperando contracciones durante más de doce horas, un bebé con una cresta de gallo en la cabeza y con movimientos raros rítmicos y le dan una pomada! y un largo etcétera de ejemplos que españoles en Alemania pueden relatar. Y por qué somos tan sensibles los españoles a la sanidad alemana?

Está claro, porque nuestra sanidad es la mejor de toda Europa, porque nuestros médicos se preocupan de los pacientes, quieren saber más sobre la enfermedad, sobre el caso y no tienen en la mente el dinero, el ganar más y el ahorrar todo lo posible. Bueno, en los tiempos que corren, nuestra sanidad perfecta está desapareciendo, y nunca se puede generalizar porque hay de todo en todas partes. Pero.. el mejor médico de cabecera que encontré en Múnich era Húngaro.

Mi caso… una bacteria que si me hubieran hecho un cultivo y un frotis la primera semana cuando ya estaba todo lleno de pus y que los médicos exclamaban “Uffff… que mal” pues me hubieran tratado desde la primera semana y listo, mal mayor-menor.  Y no hubiera pasado tres meses y pico sufriendo y agotándome. Pero en este sistema que da pena, pues he estado tres meses y toda la familia infectada. Ahora, gracias a que he tenido mucho tesón, que he gritado a los cuatro vientos en el hospital y que nos fuimos a Zaragoza a terminar todos los tratamientos. Ya estamos todos bien, todos curados, controles confirmados de que todo bien, y vuelta con energías para continuar la vida magnífica que tengo el orgullo de vivir. Ah! Y la casa super desinfectada!

Quiero dar las gracias desde aquí, porque personalmente ya lo he hecho, al Hospital Royo Villanova de Zaragoza, al Centro de Salud de Torre Ramona y al grupo de la Via Láctea de Aragón! Son unos genios!! Por email, en persona.. el trato excepcional y la profesionalidad. Me sentí escuchada, tratada, entendida y curada por ellos! Por supuesto que dejé mi tarjeta europea de la krankenkasse alemana para que pasaran la factura.

Aquí está la siguiente reflexión:

Con mi mente española de “sanidad perfecta” y “todo pagado” (nuestra antigua sanidad… tristemente, porque en Alemania muchas pruebas se pagan aunque tengamos tarjetas sanitarias), ir al médico aquí en Alemania me enfadaba y me irritaba… En algunos artículos anteriores, ya hablaba de la mala higiene que tienen en los hospitales y en consultas… o en cómo hay que pagar ciertas visitas o pruebas: Artículo 1, artículo 2, artículo 3, artículo 4, artículo 5.

Este año he estado embarazada y he tenido a mi hija hace tres meses y medio en un hospital alemán.. y con mala pata que cogí una bacteria estando en el hospital lo que me ha llevado estar en cama durante estos tres meses… Así que mi experiencia con los médicos, los hospitales y las consultas ha sido más detallada. Frases cómo… “ya se solucionará con el tiempo”, “ufff… este antibiótico es muy fuerte, no lo tomes”, “toma estas moleculitas homeopáticas”, “toma tres cucharadas de flores de Bach cada día”, “En estos momentos no está el médico que te hizo la receta, ahora está de vacaciones, no sabemos cuando volverá, continúa el tratamiento hasta que vuelva la médica (cuando ya lo había terminado… y no se puede tomar más días)”, “toma la cantidad que quieras en función de cómo te lo veas”, “límpiate con jabón de marsella”, “esto es normal”, “no pasa nada”, “no hemos anotado de que parte del cuerpo te hemos hecho los cultivos”, “no te hemos llamado porque no sabíamos que hacer después de ver los resultados”, “Que tal estás? Bien. Siguiente… estando en la cama del hospital y el médico pasando revisión sin mirar la historia o cómo me llamo”. “Cuándo puedo sacarme este cable de atrás que me duele mucho la espalda? No sé.. cuando el médico tenga tiempo… (el médico vino después de dos días, sacar el cable fue menos de 30 segundos, y todavía tengo dolor de tener el cable demasiado tiempo!!)”, “Esta bacteria no puede estar en el hospital, así que no te podemos hacer el control, márchate”, “la receta la hemos enviado por correo… esperando una semana y nada, llamamos al hospital y en la historia no habían anotado el medicamento ni las últimas observaciones después de los cultivos”, “me hacen otra receta fiándose de un sms de mi comadrona a la que le sonaba algo”, “hemos hablado antes con tu comadrona porque no estábamos seguros de que nos ibas a entender lo que te íbamos a decir”, “No creemos oportuno seguir tratando la bacteria o saber si todavía la tienes porque un 10% de la población es portadora, pero no entres en un hospital hasta pasados 6 meses”… Y yo con mi hija en brazos, que puedo ir al hospital quizás en cualquier momento, y una vez hechos todos los tratamientos, y si.. luego se comprobó que “estoy limpia” pero no por ellos. Me tuve que buscar un médico que me tratara y que me controlara! Y que además estuviera de acuerdo para ello!

Está claro que para un resfriado o en algunos casos, lo mejor es estarse en la cama, ver pasar el tiempo junto con una infusión bien calentita y ya está. Pero si se ve algo raro, lo normal es hacer una pequeña prueba para salir de dudas, y luego ya se puede decir aquello, de que.. “vamos a ver en dos semanas cómo evoluciona, pero se tiene que curar sólo”.

Cuáles son vuestras experiencias? Habéis pasado por situaciones similares?

Porque mi frase titular irónica de “Ser una española, vivir en Alemania y no morir en el intento” casi se hace realidad…

57 thoughts on “Retrospectiva a La Sanidad Alemana”

  1. En primer lugar, enhorabuena por tu hija! Quizá nació el mismo dia que la mía con 12 meses de diferencia…
    Vaya…pues que experiencia tan mala…Yo no he llegado a eso, pero si que te doy la razón en lo de los que tienen seguro “público” y los pacientes privados (además trabajo en un hospital y veo como se les pone el simbolo del dolar en los ojos a los Oberärtzte y Chefärzte cuando viene un privado y la diligencia con la que hay que tratar a esos pacientes).
    Y lo que dices de la limpieza y tal, pues tengo la misma impresión. Yo me pasé 5 días en la clínica tras el nacimiento de mi hija y también tuve un poco esta sensación de que todo estaba un poco desorganizado..
    Bueno, esperemos que solo haya quedado en un susto y puedas empezar a disfrutar de tu preciosidad.

  2. Hola ENM, me siento completamente identificada contigo puesto que el anio pasado me ocurrio lo mismo que a ti con una bacteria, el streptococos que paso de mi garganta a un dedo e hizo tambalear mi sistema inmunologico durante casi 2 meses, solo pase una noche en el Hospital, pero no la olvidare nunca. Ahora un anio despues estoy postrada en el Sofa con un pie roto, fractura que una doctora alemana no vio en la primera radiografia, fractura que no vio otro doctor 10 dias despues en una ecografia y que fue confirmada tras hacerme una resonancia magnetica, fractura que fue resuelta con una especie de zapato ortopedico, que 5 dias despues de llevarlo, me lei las instrucciones y no era aconsejable para mi fractura… Solucion: yeso al canto, un yeso que llevo sufriendo hace 1 semana, que no me deja dormir, que me aprieta, llame al doctor para avisarle que por la noche se me duermen los dedos del pie (ellos si duermen, yo no), y me da cita la semana que viene. Ayer me informe sobre mi fractura y se supone que no debo andar, y lo llevo haciendo desde que se me rompio el 5 metatarso, en fin, espero no acabar coja, yo lo siento, pero estoy contigo, !la sanidad alemana es una porqueria!

  3. Caray… qué horror.
    Llevo un año viviendo en Múnich (te leo desde entonces, gracias por tu blog) y por suerte no he tenido que pisar todavía un hospital, así que no puedo compartir mi experiencia. Lo que sí he vivido es lo de la persona recepcionista-administrativa-auxiliar que tan pronto te registra en el ordenador o te cobra la visita como se pone a sacarte sangre sin haberse siquiera lavado las manos. Eso sí lo he experimentado en mis carnes y he alucinado pepinillos.
    Igual que con tu historia. Vaya tela…. Me alegro de que finalmente haya salido todo bien. Ahora, a disfrutar de la familia 🙂

  4. Haciendo un resumen muy rápido diré que estoy de acuerdo en que es un sistema asquerosamente capitalista. Mi oculista, que es buenísimo -y keniata- me dijo hace poco: “Yo a Usted la trato como si fuera una Privatpatientin”. Y es cierto que me trata muy bien, se toma mucho tiempo y molestias por mí, pero que me diga eso es reconocer abiertamente que tiene un doble rasero, pero ya sabemos que aquí es lo normal.
    Por otra parte tengo una enfermedad de esas muy raras -y muy grave- que en España fueron incapaces de diagnosticar tras muchas pruebas e ingresos y que en Alemania me diagnosticaron en 5 días (en 5 días me hicieron más pruebas que en España en un año). Pasé tres meses en un hospital (uno con mucho renombre) y no tengo pega alguna, muy al contrario. Volví allí a dar a luz y tampoco puedo quejarme de nada. Y soy de una KK.
    Ahora bien, de las consultas del médico de cabecera no puedo decir nada bueno, mis experiencias con otros oculistas son lamentables y encontrar un dentista que no vaya a sacarte los cuartos es difícil (pero en España es igual).
    Lo de la sanidad española perfecta no sé de dónde sale. A mí no sólo me dijeron que me fuera a casa, que ya se me pasaría como había venido, -me habría muerto!!-, sino que a mi madre no le detectaron un tumor a tiempo, la trataron mal, la hicieron ir de acá para allá, la marearon, no le hablaron claro, en fin muchas cosas de las que prefiero no acordarme. Y todo fue antes de la crisis. Incompetentes hay en todas partes y buenos médicos también.

    1. …muy buena respuesta!!!
      No todo es tan blanco, ni todo tan negro…
      En todos los países falla es el sistema. Lo que es el paciente privado en Alemania, en España la cara capitalista con respecto a “algunos” medicos se refleja en los visitantes médicos.
      Irresponsables encuentras en todos los rincones del mundo…

  5. Querida,

    siento muchísimo que hayas tenido que pasar por una experiencia así. Sé de propia tinta lo mal que se pasa.

    En mi caso, mi hijo nació de cara haciédome un desgarro importante.

    Me dieron el alta con 4,7 de hierro. Mi marido ,que es médico, pone transfusiones cuando los nieveles bajan a cinco. Mi madre que es enfermera casi se muere de un infarto cuando se lo contamos. Me dieron el alta y me mandaron a casa con un tratamiento ficticio … en domingo sin pastillas de hierro y sin recetas.

    Una vez en casa, se soltaron los puntos, tuve un sangrado considerble, y tuvimos que volver al hospital. La matrona que estaba de guardia me recibió a grito de “Ud. no sabe que es normal sangrar tras dar a luz”. Llamaron a mi matrona que estaba trabajando que me preguntó por qué no había mirado mi marido. Aclaro que es cirujano pero traumatólogo … Y desde luego, en casa no tenemos guantes esterilizados; una camilla; gasas y material quirúrgico vario.

    Me mandaban a casa a hacerme lavados de manzanilla y a que se curara solo. En ese momento, mi maromen pegó tal grito de “colega a colega” … que tembló Troya.
    Gracias a Dios que el Obeartz que me atendió en el parto ordenó ingresarme y recetarme antibióticos. Y una segunda operación.

    Las dos semanas que pasé en el hospital …mejor no os las cuento.

    Cuando me dieron el alta. Tuve que pasar una revisión con la gine que sustituía a la mía (que estaba de vacaciones). Se negó a explorarme. Cuando vio el mutterpass y el historial. Se acojonó.

    La sanidad alemana … es una mierda.

  6. Gilipollas de mi se me ocurrió sacarme las cuatro muelas del juicio viviendo en Berlín. Si no me morí entonces, fue por el tráfico ilegal de antibióticos entre españoles. Porque el dentista alemán, ante el ataque de fiebre y la infección solo recetaba agua con sal. No solo me sacó las muelas a lo barbero del Siglo de Oro, sino que me me prohibió calmantes para el dolor. Que la aspirina causa hemorragia y aquí no recetamos nada que no hayamos patentado nosotros. Y el dolor se podía aguantar, pero la infección no. Y me da igual que lo quiera usted pagar porque no se lo pienso recetar.
    Agua con sal, o ajo y agua.
    Todavía lo recuerdo. Es mas, me hice fotos con la cara hecha un flemón. Para verlas

    1. No he parado de reirme. Con distancia el humor va a mejor… espero contar mis historietas con los medicos con el mismo humor ironico…tan claro.

    2. Soy chilena y tuve una experiencia parecida, casi me muero. También se me ocurrió sacarme las muelas del juicio en Alemania, y como nunca había tenido una extracción antes no supe como cuidarla y se infectó, porque aquí tampoco te lo dicen, como si uno naciera sabiendo todo. La semana posterior fui a que me sacarán las dos últimas, el doctor vio la infección, me puso anestesia sólo en el lado donde estaban las muelas y el otro, el que estaba infectado, lo limpió a pelo. Mira, yo tengo buena resistencia al dolor, pero te juro que ese día lloré como una cría, nunca en mi vida me habían hecho sufrir tanto. Después de hacerme ver burros de colores, se le ocurrió al muy hdp darme antibióticos y desinflamatorios. Quedé con la cara hecha un cristo, adolorida y con trauma.

      De mi estancia en el hospital no tengo nada que decir, me trataron super, me hicieron todos los exámenes y la gente fue comprensiva, ya que en ese entonces no hablaba una papa de alemán. Aunque la segunda vez que estuve en ese hospital me trataron como las pelotas, siendo que eran sólo exámenes por un accidente laboral que tuve. Depende de quien te atienda.

    3. Ahora que me acuerdo, también estuve en el ginecólogo. Fui porque mi pareja me sintió como una especie de grano en el cuello del útero. Ya, me tomaron la presión, me preguntaron si tenía hijos, etc. El médico me examinó las mamas y me tomó una muestra del cuello uterino, también me hizo una eco-tomografía, que tuve que pagar aparte por supuesto. Lo único que dijo es que era normal, nada más y hasta el día de hoy espero el resultado de mi PAP. Hay médicos y médicos, pero en general, los médicos alemanes dejan un poco bastante que desear si los pacientes son de Krankenkasse, respetando obviamente las excepciones.

  7. Hola querida…

    he leído tu experiencia personal con bastante estupor. Qué mala suerte has tenido…

    Yo he pasado tres veces por el hospital, cada vez en uno diferente, y no me pasó nada. Con el nacimiento de nuestro último hijo lo único que me mosqueó es que no me lo dieran enseguida, porque fue por cesárea. Me aparcaron en una sala donde había pacientes convalencientes de operaciones de no sé qué, gente mayor y que no tenía nada que ver con maternidad. Y eso que lo dije antes de la operación, que lo quería enseguida que estuviera limpio, pero no, me hicieron esperar.

    Lo que sí me doy cuenta, ahora visto retrospectivamente, es que la higiene allí deja mucho que desear.

    Y el trato diferente por ser de la KK no lo he notado hasta ahora. Quizá porque todavía no he enfermado de gravedad como tú.

    Este año salió un artículo muy crítico en el DIE ZEIT sobre este tema:
    http://www.zeit.de/2013/37/krankenhaushygiene-infektionsschutz/seite-2

    Seguramente reconocerás muchas cosas.

    Espero que estéis todos bien y cúidate mucho. Disfruta de tu hija :))

  8. Que bien escuchar que estás mejor.

    Yo viví casi 4 años en Leipzig, y aunque nunca fui a un hospital, sí que me parece flipante el estado en el que están las consultas de los médicos de cabecera. Es como si uno se metiera en una máquina del tiempo y entrara en una consulta de los años 70 u 80.

    Corroboro lo de la homeopatía; una vez para una infección de orina me recetaron gotitas homeopáticas (aunque, afortunadamente, también antibióticos).

    Otra vez fui a otro médico porque tenía niveles de energía muy bajos (he tenido anemia ferropénica con anterioridad). Me mandaron hacerme un análisis de sangre y yo en aquel entonces hablando muy poquito alemán, intenté decirle a la enfermera que me suelo marear porque tengo la tensión muy baja (normalmente me hago los análisis tumbada) y nada, me sentó en una silla, y con el mareo que me dio me vine hacia adelante y a la enfermera (más bruta que un “arao” de palo) no se le ocurrió otra cosa que empujarme para que me mantuviera erguida… yo intentándole decir que me mareaba y nada, ella seguía empujando. Al volver para ver los resultados, la médico me trató de manera muy “delicada” y me dijo que pensaba que todo era psicológico y que quizá debería consultar con un psicólogo (yo, de hecho, soy psicóloga y doctora en ciencias médicas).

    El trato en general de los médicos de cabecera… un horror.

    El único médico al que fui que tenía la consulta limpia, me hizo pruebas preventivas sin yo pedirlas (de ginecología) y con un trato excelente, era egipcio.

    ¡Un saludo y disfruta de tu pequeña!

  9. Me siento tan identificada con lo que cuentas. Yo he vivido también auténticas pesadillas con el sistema sanitario de donde vivo, y en mi caso no es Alemania, es Holanda, país en el que el tema de ahorro de costes por paciente es aún peor que en Alemania, si cabe. Por algo es el país del ahorro. Me sometí a una operación de un lunar en el pie, que por el lugar en el que estaba no se podía controlar muy bien y para salir de dudas decidieron extirparlo (ya traía el protocolo hecho de España). Estuve diez días en casa sin poder andar, mi marido se cogió días libres para poder ayudarme en el día a día, y cuál fue mi sorpresa que al volver a los 10 días al hospital, me dice una pobre médica a la que le tocó comerse el marrón, que no había resultados de la biopsia porque se había perdido el lunar (dicho así suena a broma, pero a día de hoy sigo sin un diagnóstico 3 años después), pero que seguían buscándolo, y que si lo encontraban me llamarían (De película de Almodóvar). No entraré en detalles de cómo era el “quirófano” dónde me operaron. Exigí hablar con un responsable, ésta estaba al teléfono y cuando nos vio en la puerta se hizo la tonta y alargó la conversación telefónica hasta tal punto que nos fuimos desesperados. Pedimos responsabilidades a la cirujana y me dice, que no me quiere como paciente porque no confío en ella (tócate los…) y que me busque otro hospital. Me quedé alucinada. Denunciamos a la cirujana y al hospital, pero con escasos resultados. También tuve que someterme a un tratamiento dental, y quise hacer antes profilaxis antibiótica por el tema de lesiones congénitas de corazón en la familia, recetarme el dentista el antibiótico, sin poner cómo hacer el tratamiento, la farmaceútica me da unas pautas desorbitadas que sonaban a sobredósis por suicidio, el denstista de vacaciones y nadie sabía cómo tenía que hacerlo. La recepcionista de la clínica dental se atreve a darme unas pautas sobre cómo tomarlos que me sonaban a la Edad Media. 15 días estuve, antes del tratamiento dental, intentando averiguar cómo tomar los antibióticos, y dos horas antes del mismo, seguía sin saberlo. Al final una dentista espontánea en la consulta me dió unas pautas, y me entero después de que con todo lo que pasé, me lo había dicho mal. Esta situación me generó tal pico de estrés que entré en un estado de ansiedad muy elevado con los nervios fatal, que me ha producido rosácea y dermatitis seborreíca en la cara, malestar estomacal, insomnio…Todo esto podría aderezarlo con un “Tómate un Paracetamol”, ¨Los españoles sóis hipocondríacos y estáis todo el día en el médico por eso está España en crisis¨ (perlas salidas de las bocas de médicos aquí hacia mi persona). O en el caso de una amiga, a la que él médico le dijo “Vete a casa y cuando te dé el Ictus nos vemos” (Que le dío el Ictus a la pobre al poco tiempo después y casi no lo cuenta). El sistema sanitario español comparado con éstos es una maravilla aunque tenga sus imperfecciones. Es de vergüenza la política de ahorrod e costes que tienen con lo que cuestan al mes las primas del seguro médico. Aquí también ganan mucho dinero las aseguradoras y los hospitales, tanto que ahora las aseguradoras tienen superávit y se están planteando bajar las primas. Quién dijo galenos?

  10. Madre mía.

    Me alegro de saber que estás curada de esta escalofriante experiencia aquí en Deutschland.

    La verdad es que no he tenido ningún contacto significativo aún con la Sanidad de este país. Y el único que tuve precisamente me lo trató una amable doctora rusa en una clínica alemana.

    Cierto es el tema medicinal. Por ej, a la que los peques tienen algo de fiebre, en Barcelona les recetan Apiretal. En cambio en Alemania la frase es: “hasta 39 de fiebre a un niño no se receta nada”. Así que ya me ves a mí poniéndole toallas empapadas en agua fresquita para que a la pequeña princesa le bajara la fiebre …

    Besotes desde el estado vecino de Baden-Württemberg***

    Elisabet*
    @cronicgermanic

  11. Pues sí es un horror. A mi por una operación que me habían dicho que estaría sólo dos días en el hospital, en Espana estás uno como mucho, me tuvieron 4 días y no me tuvieron más porque como no me hacían caso para darme el alta salí medio desnuda al pasillo buscando a la médico residente y ante el escándalo que monté me la dieron. Francamente no hay comparación con Espana. Y ya no hablo de lo de mi marido que ha sido un odisea cuando en Espana diagnosticaron su problema inmediatamente en mi ciudad de origen, Lugo.

  12. Jolines chiquilla, cuánto lo siento, yo llevaba ya un tiempo pensando que ya mismo darías a luz…. pero como no llevaba cuentas no sabía para cuando ni nada, pensaba que la maternidad te ocuparía a full time. Cuidate mucho y como siempre, un post chapó. Besos.

  13. Enhorabuena por tu hija y me alegro mucho de que hayas sobrevivido. La verdad, esperaba que la sanidad en Alemania funcionara algo mejor. Una pena, pero es que me suena taaaanto a la sanidad en RU.

  14. Observo que solo hay mujeres opinando, espero eso no me limite para compartir mi experiencia con ustedes. Preguntamos en una clinica en Munich cuanto habriamos de pagar para que mi esposa tuviera al bebe, nos informaron que serian “unos 1500 euro”. Tuvimos que mudarnos a Bamberg y entonces hicimos la misma pregunta a una clinica en esta ciudad. Misma respuesta dada por una muy obsequiosa recepcionista. Para no tener dudas, preguntamos tambien en la Administración de la clinica y la secretaria del director – muy amablemente tamien, por supuesto -, nos informó que “seguro serian unos 1500 euro”.

    La atención medica estupenda. Yo mismo estaba muy sorprendido que como las y los principales medicos estuvieron atendiendo a mi esposa. Se me permitió estar con ella durante el parto. Despues del mismo, se me preguntó si deseamos una “habitación familiar” para que yo pudiera “interactuar mejor con mi esposa y el bebe”. Ya se imaginan ustedes que yo acepte’ encantado. ( Aunque estaba rentando una habitacióń en el hotel adyacente a la clinica ). Los alimentos “a la carta”.

    Visitas de revisión hechas con puntualidad. En general pude observar que el trabajo de las enfermeras es estupendo, para con todas las pacientes y sus familiares.

    Lo sobresaliente de esta historia fue’ que incluso los Jefes de Secióń de la clinica vinieron a “revisar a mi esposa y al bebe” a la habitación. Bueno, hasta el director de la clinica se tomó la molestia de venir a hacer la “ultima revisión” antes de dar de alta a mi esposa…..!

    Antes de salir de la clinica, pregunte’ donde podia pagar y me dijeron ” no se preocupe, disfrute de su familia, vayase a casa, nosotros le enviaremos la factura”.

    Un par de semanas despues comenzó el viacrucis. Primero nos llegó una factura por solo 500 euro. Muy decente yo, fui a la clinica para preguntar si no habia un error, pues se supone que deberia pagar 1500. La persona me contestó: “no se preocupe, es solo la primera factura, ya recibira pronto el resto y puede pagar esta o esperar a recibir las otras y pagar por el total”…..

    Unos dias despues recibi otra factura por 2500 y luego otra por casi 2000 y luego otras mas, y otras, hasta acompletar casi 7000 euro…!!! No pague’ de inmediato intentando aclarar el maremagnum, lo que me ocasionó tambien intereses…!!!

    Y como reclamar?. Cuando al leer la descripcióń de los servicios esta escrito que cada “visita” de cada “funcionario/jefe/especialista” de la clinica, cobra por sus – siempre muy amables, eso si – “servicios”. Cabe aclarar que nosotros NUNCA solicitamos NADA especial. Ni la visita del director o los jefes de sección. Ni a la jefa de enfermeras. Ni alimentos a la carta, ni habitación especial, ni…bueno…NADA. Pero cobraron todo.

    Ademas de que nos cobraron del tipo: mi esposa paga por estar en el hospital, pero ademas paga por tener al bebe, y EL BEBE PAGA por estar en el hospital….! Y para cerrar con broche de oro, en sus facturas escriben cual fue el sustento legal para hacer esos cargos: porque fue’ “necesario”, dadas las condiciones de la paciente.

    Cabe seńalar que mi esposa es joven, sana y fuerte y NUNCA presentó situación anormal alguna. El bebe – como es muy comun en estos paises-, presentaba una deficiencia de vitamina “d”, lo cual se soluciona con las correspondientes tabletitas pediatricas. Mi bebe’ esta muy bien.

    Lo unico verdaderamente valioso y bello de estas historias es que estan conectadas a la Vida. A la maravillosa Vida. Enhorabuena por tu bebe…!

  15. Cuando mi ginecóloga alemana detectó que no había actividad cardiaca fetal y me envió a confirmación y legrado al hospital de la mujer en Múnich. Dijo que era demasiado grande para un aborto normal. En el hospital, a médico asistente, por cierto española, confirmó la muerte fetal pero me envió a casa diciendo que ya había hematoma y que se me presentaría sangrado y aborto en los próximos 2-3 días, si tenía dolor, ibuprofeno y si el dolor persistía a la bañera con el agua lo mas caliente que aguantara, que esperara 5 días después de terminado el sangrado y fuera a control con mi ginecóloga de cabecera. Pasé 2 días de infierno que pasé sangrando y echando lo que podía. La experiencia de la bañera cuando el ibuprofeno no daba para nada. 4 días despues de empezado el circo y ya sin sangrado, sintiéndome tremendamente mal, fuí a mi ginecóloga, la alemana, que casi se para de pestañas cuando supo: que no me habían legrado, que me habían mandado a mi casa, que me habían recetado ibuprofeno y me habían ordenado banos de agua caliente… y que todo lohabía hecho… Llamó al hospital, gritó, amenazó y me envió en un vehículo para ser “operada inmediatamente” (todo estaba aún adentro) y que se me administrara un antibiótico. Ahí se me dijo que la decisión de la doctora asistente no era incorrectga, que en la historia de la humanidad millones de mujeres han abortado en casa (de cuantas habrán muerto en el intento, hubiera hablado yo, si hubiera tenido fuerzas, pero para ese entonces…) Me operaron, NO me administraron antibióticos, me dieron de alta, y dos días después tuve que regresar con una infección… DOLOR, DOLOR, DOLOR… tal vez con eso podría haber descrito mas rápidamente mi experiencia. Ahora… en España, después de ser golpeado por un grupo de maleantes en El Rocío, la policía sospechaba que mi (alemán) marido, tenía fractura de cráneo. Como en Almonte no hay equipo para radiografía, nos mandaron conduciendo hasta Huelva! Ahí esperamos 5 (si… cinco) horas en la sala de espera por las radiografías que confirmaron fracturas en costillas, dedos pero afortunadamente descartaron la de cráneo. El vómito se debía “solo” a una contusión cerebral.

  16. Todos vuestros testimonios me han dejado “acongojado”
    Mi hija vive en Munich desde hace cuatro años y es odontóloga en un centro privado-concertado. En numerosas ocasiones ha discutido con su jefe por querer atender bien a pacientes cuya capacidad adquisitiva era baja. Respuesta del jefe “está bien, si quieres rebajártelo del sueldo, atiéndela como dices, es decir, aplicando todo el protocolo de actuación necesario y adecuado al caso a tratar y con los medicamentos y antibióticos necesarios”.
    Y yo desde Madrid creyendo que la “Merkel-sanitarien” era de primer nivel, vamos al mismo nivel que se quiere convertir la “Rajoy-sanitarien”.
    Toma EUROPA del bienestar ciudadano.

    Ah, lo importante ENHORABUENA ENM por la niña y por la superación de los problemas.

  17. Madredelamorhermoso, entre tu historia y lo que cuentan en los comentarios se me ha quedado un cuerpo malísimo. Acabo de postear
    (en respuesta a tu post) mi historia con la sanidad aquí en Holanda, que como cuentan más arriba no es mucho mejor (resumiendo mucho, me mandaban a casa con un hombro salido porque me decían que las radiografías son muy caras…. nota aclaratoria: las radiografías las paga el PACIENTE y no se incluyen en los 1.500 euros de seguro sanitario obligatorio).

    Eso sí, yo era de los que se quejaban amargamente del sistema sanitario español y ésto me está sirviendo para valorar lo que tenía. Algo bueno habremos sacado.

    Disfruta mucho de tu cachorrilla y cuídate muchísimo.

    Un abrazo desde Ámsterdam

  18. Desde luego las gripes que evolucionan en pulmonía en Alemania están a la orden del día, todo sea el té para épico resfriado.
    Por ahora mi experiencia en el hospital Tiresias Múnich fue buena, me caí con la bici y me di en el pie y me hicieron hasta ecografía de abdomen por protocolo. eso sí, tres horas tirada en una camilla en un pasillo porque ninguna médica quería tocarme la uña…
    lo último ha sido que un par de médicos no quisieron vacunarme porque no eran MI médico de cabecera, al que por supuesto he visto dos veces mi vida.
    El dentista…del siglo pasado, empastes de amalgama de los que ya sabe que pueden ser venenosos.

  19. Desde luego las gripes que evolucionan en pulmonía en Alemania están a la orden del día, todo sea el té para épico resfriado.
    Por ahora mi experiencia en el hospital universitario Múnich fue buena, me caí con la bici y me di en el pie y me hicieron hasta ecografía de abdomen por protocolo. eso sí, tres horas tirada en una camilla en un pasillo porque ninguna médica quería tocarme la uña…
    lo último ha sido que un par de médicos no quisieron vacunarme porque no eran MI médico de cabecera, al que por supuesto he visto dos veces mi vida.
    El dentista…del siglo pasado, empastes de amalgama de los que ya sabe que pueden ser venenosos.

  20. Primero de todo enhorabuena por tu bebé. Yo llevo más de diez an~os en este país y te puedo decir que después de parir a mi primer hijo aquí y ver cómo se las gastaban, grité bien alto para que no se les olvidara, sobre todo a mi familia política, que si tenía un segundo bebé me iba a Madrid aunque fuera andando. Y así ha sido.
    De otras experiencias que ponen los pelos de punta no os voy a contar detalles porque necesitaría varias horas y no tengo tiempo por los peques 🙂
    Eso sí, médicos buenos (=normales), haberlos, haylos…….. pero hay que buscar y buscar y probar y probar……. Y traerse antibióticos de Espan~a en todo caso…… fundamental……
    Un abrazo

  21. Muchas gracias por compartir vuestras experiencias.. vuestro humor en algunos casos me llega al corazón y la realidad me estremece.. dónde estamos? dónde vivimos? cómo sobrevive aqui la gente autóctona? no yendo al medico nunca?

    Y me gusta la reflexión que está apareciendo latente de que estando aquí “fuera de nuestro país” vamos a valorar mucho más la sanidad que teníamos en España, sino lo hacíamos antes.

    Acciones para apoyar_

    http://www.mareablanca.es/
    http://mareablancasalud.blogspot.de/

    1. Pero no lees los que dicen q han tenido buenas experiencias? O losq les a ido mal en España?, creo q generalizar es tan malo como idealizar lo q no tenemos!. En todos lados hay bueno y malo x favor no generalices!. A mi me parese q hay una parte buena en no administrar tanto medicamento y buscar alternativas como la homeopatia. Todos en casa hemos estado en diferentes hospitales x diferentes motivos y puedo decir q nos han atendido muy bien. Sobre las consultas no he notado ninguna diferencia mi dentista x ejemplo me dice necesita esto y esto y yo le dije lo paga mi krankenkasse entonces en ese momento me pregunto cual tenia. Entonces ellano sabia si soy paciente privado o no!. Asi q creo q debes ser mas responsable con tuscomentarios. En definitiva la sanidad Alemana no es perfecta pero considero q es muy buena!. Tu sabes q los arabes y rusos entre otros vienen aqui a tratarse x ejemplo el cancer? X q sera?.
      En España a una amiga le han inyectado mal un medicamento y aun esta en tratamiento en espera de q no tenga secuelas y x eso vamos a generalizar? No lo creo.

  22. Mi experiencia es totalmente contraria.
    Mi madre y yo sufrimos con muy poca diferencia de tiempo el mimso problema de salud, grave, muy muy grave. Mi madre en España, yo en Alemania.

    El resultado?
    Mi madre murió en España mientras le hacían las pruebas en el hospital. 5 horas después de que llegará al hospital y con unos síntomas muy graves.
    Yo, como se puede comprobar, sigo viva. Mis síntomas eran bastante menos graves que los que tenía mi madre y aún así en esas 5 horas ya estaba diagnosticada, tratada y salvada.

    La lentitud de la sanidad española mató a mi madre. La rapidez de la sanidad alemana me salvó a mi.

    No os habéis dado cuenta de que NO hay que esperar para las operaciones en Alemania?, que para que te atienda un médico o hacer una cita no hay esperas?

    Creo que para los casos de verdadera emergencia, cuando se trata de vida o muerte, la sanidad alemana supera con creces a la española.

  23. Buff, tu historia me ha puesto los pelos de punta, pero desgraciadamente no me sorprende nada de nada, ni un poquito. No vivo en Alemania sino en Holanda, y son como primos hermanos, con la diferencia de que en Alemania por lo menos tienes la opción de hacerte seguro privado y te traten mejor, en Holanda no tenemos ese lujazo…

    También comentar que yo tambien soy mañica, y por el centro médico y el hospital que nombras debemos ser de la misma área geográfica de la ciudad 😀

  24. en Julio pasé por un accidente laboral y un dedo de la mano se quedó sin sensibilidad. Respuesta? no está roto, baja de una semana y a trabajar cargando cajas. A la semana fui a un médico que me dijo que estaba todo bien y que ajo y agua. No conforme fui a mi médico habitual (sabe italiano y me entiendo con él) y se escandalizó. Me mandó unas pastillas y una crema. Tenia pillado el nervio, aseguró destrozado y que no podia hacer ejercicio con él. Dos semanas de baja. Obviamente me di el alta porque un medico español me trató (via skipe) y aseguró que tardaria en volver la sensibilidad. A dia de hoy, aun tengo secuelas aunque algo mas de sensibilidad.
    Por lo demas, recomiendo ir al médico y tener una buena rebotica en casa… que yo siendo asmática, habiendo pasado por alguna neumonia y pulmonias, me niego a tratarme las infecciones con omeopatia. Ni que decir de quitarte una muela y tomar dosis pediátricas contra el dolor!

  25. Cualquier químico, médico o farmacéutico honrado sabe que la homeopatía es agua, es un timo que no comprendo cómo es legal, incluso recomendado en muchos casos por las autoridades sanitarias de muchos países..

    Además, en esos sistemas sanitarios son la tontería para no darte antibióticos eficientes en muchos casos, complicando aún más muchos temas.

    En España la gente no valora lo que tiene en materia sanitaria, y está dejando que se lo carguen. Se previere salvar un club de fútbol a mantener la sanidad, y, además, los médicos españoles son los peor pagados de Europa…

    Nos vamos a acordar.

    http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/686/se-ruega-no-escupir-al-medico/

    Saludos

  26. Yo acabo de tener un hijo aquí en Munich también. Y la verdad es que me he encontrado un poco de todo, aunque mi experiencia no es tan mala como la vuestra. Lo tuve en uno de los hospitales grandes de la ciudad, y la verdad es que de la experiencia tengo recuerdos muy buenos y muy malos.

    Los buenos:
    – Durante el parto tuve 3 hebammes distintas (el parto fue tan largo como la obra del Escorial), y dos de ellas eran majísimas y muy competentes y además nos atendieron en inglés. La tercera era más de la vieja escuela y no hablaba inglés, y no me gustó tanto.
    – Como nuestro parto fue tan complicado, durante toda la parte final hubo siempre una hebamme y una ginecóloga con nosotros.
    – Al final el parto acabó en cesárea, y he de decir que en el quirófano estaba la hebamme, la ginecóloga, dos pediatras y dos anestesistas, y el trato fue inmejorable.
    – La pediatra que nos atendió y que luego hizo el seguimiento del bebé se preocupó mucho por él (el parto duró demasiado y también tuvimos problemas en la cesárea, y el bebé tuvo algo de sufrimiento) y nos atendió estupendamente.
    – Los recursos del hospital en los paritorios y el quirófano eran muy buenos.
    – En la estancia posterior, la mayoría de las enfermeras y profesionales fueron muy atentas y muy competentes.
    – En general, no podemos tener queja del 90% de los profesionales que nos atendieron (principalmente los especialistas).
    – A la semana siguiente tuvimos que volver a ingresar porque mi mujer no expulsaba todos los coágulos y tuvieron que hacerle un legrado. En la clínica volvieron a revisar también al bebé, que se pudo quedar sin problemas con la madre otra semana más (a pesar de que el ingreso no era por él). Durante esta nueva estancia las enfermeras ya nos conocían y como mi mujer estaba un poco deprimida fueron extremadamente atentas (e incluso nos pusieron en una habitación mucho mejor).
    – Una cosa que creo que es genial de Alemania es que la sanidad incluye una visita de una hebamme (matrona) a casa durante los primeros días tras el parto. Para un padre primerizo que no habla bien el idiioma del país, esto se agradece mucho.

    Los malos:
    – La ginecóloga junto con la última hebamme se empeñaron en seguir con el parto natural durante demasiado tiempo, a pesar de que mi hijo venía de cara (Sterngucker). Al final, yo no paraba de decirle que qué era mejor, y que nosotros no teníamos un empeño en el parto natural, y que la cesárea nos parecía perfecta llegado ese punto, pero nada. Tras muchísimas horas y varios Kristeller, quiso intentarlo con la ventosa para lo que tuvo que llamar a un pediatra (no pueden usar la ventosa si no hay un pediatra en la sala), pero el pediatra le paró los pies y le recomendó cesárea.
    – La estancia en las habitaciones fue terrible. Una habitación pequeña donde estában tres madres con sus bebés, y sin aire acondicionado.
    – En especial una enfermera, que tenía unos dejes xenófobos y con la que al final tuvimos algún enfrentamiento porque ni nos miraba a la cara. Nuestro alemán no es muy bueno, y le molestaba.
    – Mi mujer es alérgica al pescado, pero aun así el día siguiente a dar a luz (no había podido elegir en el menú) le trajeron pescado (y habíamos avisado de esto). Es cierto que en ese momento salí con la comida y nos la cambiaron inmediatamente por otra que podía comer.
    – Si que en general se nota que hay dos tratos distintos si eres de seguro privado o no, y el hospital presta mucha atención a algunos detalles que dan mejor imagen de cara al exterior, y poco a algunas otras cosas.
    – Tras las noches que tuvo que pasar sola en el hospital (el padre no se puede quedar si no es en habitación familiar, que o bien pagas tu o tu seguro privado), si a mi mujer le hablas de ingresar en un hospital alemán otra vez, le dan sudores frios.
    – Tras el parto, la hebamme que te visita en casa te la tienes que buscar tu, como todo aquí, ya que no hay ningún tipo de coordinación centralizada de servicios médicos (que yo sepa).

    Luego por otro lado me gustaría comentar que por mi trabajo visito quirófanos tanto aquí como en España. Por mi experiencia (que tampoco es tan extensa):
    – La higiene en los quirófanos alemanes tiene unos estándares superiores a cualquier hospital Español que haya visitado (incluso públicos, que en España es bastante mejor que en los privados).
    – En cuanto al equipamiento, no hay color. En España los profesionales son buenísimos, pero no hay dinero para equipos.

    En definitiva, mi experiencia es que si a la sanidad española le dieramos la equipación y las listas de espera alemanas, sería la mejor del mundo con una gran diferencia. La alemana no está tan mal, en detalles mejor que la española y en otros peor. Eso si, aquí hay muchas clínicas pequeñas y mucho homeópata, con los que hay que tener mucho cuidado.

  27. Creo que se está exagerando un poco y me explico. Soy un médico recién licenciado, que está preparando las oposiciones MIR para especializarme quizás en España, pero la posibilidad de ir a trabajar a la sanidad Alemana también la contemplo.

    En mi pasado, realicé un año de Erasmus en la Universidad de Leipzig, rotando por diversos hospitales: Uniklinikum, Sant Elisabeth, Sant Georg, Herzzentrum…. Y en cuanto a calidad de la sanidad, comparada a los hospitales que conozco yo en España (también es un tema subjetivo), es similar menos que allí se hace patente que son clínicas privadas y hay más pijadillas “comida, habitación individual, tele “pro”… y la velocidad en conseguir visita/pruebas, nada que ver con la de aquí. Dolor, visita, prueba son la misma palabra en el país germano. Aquí las listas de espera infinitas son un hecho excepto para patología urgente(digamos operar un cáncer que en breve la liará parda) (hecho objetivo y con cifras) . Aclarar que vengo de estudiar en uno de los mejores hospitales de España/Barcelona, público por supuesto, creo que sé de lo que hablo.
    Lo único que sí veía un tanto inferior era el trato al paciente, porque son un poco más secuchos (recordemos son alemanes). Y en que las enfermeras son bastante inútiles, las de aquí están mejor formadas y tienen muchas más competencias, por eso se las rifan (allí es una FP, aquí es una carrera Universitaria. Allí quien pincha, pone vías o catéteres somos nosotros los médicos. Con las enfermeras me dedicaba a comentar mi vida barcelonesa, cosa que les maravillaba…, pocas veces las veía activas comparadas con los médicos que no parábamos ni un segundo)

    En cuanto a lo que comentáis, recordad que muchas de las que habláis no sois médicos y no están indicadas muchas pruebas ni dar antibióticos alee al tuntún!, hay unas indicaciones médicas, que ciertos médicos se saltarán a la torera pero no es lo normal. Lo que sí podéis criticar es un mal trato, o pasar del paciente. Eso debería ser igual aquí, en Berlín o en Delhi. El médico se debe a sus pacientes y debe ofrecer todo lo que esté en su mano, sea una terapia de 100.000 euros al mes para su patología o un palo con un pañuelo.

    Por otra parte en un blog hay un sesgo, que es que mayormente publica quien ha tenido una experiencia negativa. No os alarméis.

    En definitiva no tildaría de horrenda la sanidad alemana, sino de muy buena sanidad con sus pros y contras.

    Ahora viene la mi duda: me quedo, me voy, me quedo, me voy, me quedo….

    PD: La homeopatía, flores de Bach, Reiki y demás pseudociencias son tan efectivas como darse cabezazos como la pared, pero más caro. Que no os engañen!

  28. Esto sucedió en los 8o. Una joven española de menos de 40 años ingresó en una clínica de Munich para la extirpación de un tumor benigno en el estómago. Aparte de eso tenía buena salud.
    Lamentablemente ya no pudo regresar viva. Creo que durante la operación al anestesista se le pasó la mano y quedó en coma. Así estuvo unos meses hasta que falleció.

    Nosotros nos preguntábamos, ¿cómo es posible que sucediera eso en un país tan adelantado?

    Saludos

  29. Os cuento un caso increíble, de un compañero de oficina: él es parapléjico y le dio un virus en el estómago que se le complicó, ya que parece ser que en el bajo vientre no siente dolor y el virus estaba haciendo de las suyas. Le tuvieron que operar, y no me preguntes cómo, él ni siquiera sabe explicarlo, la mesa de operaciones le quemó el culete. El metal se calentó no se cómo ni por qué. Como él no siente nada, cuando despertó de la operación y al trasladarle a la cama, los enfermeros descubrieron la CHAPUZA y se la pasó acostado boca abajo TRES MESES. Deutschland ist anders….

  30. Siento mucho por los que lo habéis pasado mal, ya sea por un servicio chapuza o por errores medicos. Me preguntaba cuantos de vosotros, los que tenéis experiencias buenas y malas, os habéis puesto a dejarlo en algún sitio, como por ejemplo jameda, para que quede para el servicio de todos. Yo siempre miro las notas que tienen los médicos antes de ir a ellos y creo que esto haría que mejorarán si servicio.

    Un saludo y enhorabuena a todas las madres y padres que han hablado.

  31. Soy médico y trabajo desde hace casi 2 meses en Lüdenscheid. Un hospital público en la bancarrota, como el 50% de los hospitales aquí. El sistema es capitalista, tal como cuentas. Una auténtica vergüenza. No puedo más que reconocerlo, cuando, al venir, venía con ganas de ver cómo se gestionaba la Sanidad aquí. Los mismos vicios que en España (amiguismo, favoritismos sin razones profesionales, líos de faldas, etc) con un sistema de “facturación” como los peores seguros españoles (no tengo problemas en decirlo: ADESLAS).

  32. Y una podría pensar que toda esa pesadilla se acaba con un seguro privado… Pues no!
    Seis años estuve con la sanidad pública (AOK), sufriendo interminables horas de espera, recibiendo citas a meses vista (incluso para tratamientos del dolor), escuchando una tras otra excusas por las que no recesitaba tal o cual prueba…

    Tuve que pasar por el aro y (muy a mi pesar) hacerme el seguro privado. Si bien es cierto que todo lo anteriormente mencionado (lamentable y vergonzosamente) se acaba con el privado, entonces comienza la otra guerra: la de convencer a tu seguro, al que pagas religiosamente cantidades que bastarían para sacar a nuestra gloriosa sanidad española del hoyo, de que te tiene que pagar los tratamientos! Vergonzoso, vergonzoso y vergonzoso!Pobre de ti como te salga una caries…

    En este país, tras encontrar un buen médico, lo siguiente que necesitas es un buen abogado.

  33. Wow! Yo me quedé maravillada de Alemania cuando fui y estaba pensando en quedarme allí. El tema es que padezco una enfermedad crónica autoinmune, por lo que necesito tomar mis remedios e ir al médico seguido. Esta enfermedad me produce otros varios problemas de salud, así que para mí el hospital lamentablemente es como un apéndice de mi casa. Pero con tanta odisea para conseguir una cita pues… ya me lo estoy pensando mejor.

    Yo también estuve a punto de morirme en un hospital público (no es fácil ser argentina) así que… los mejores deseos desde alguien que te entiende profundamente!!!

  34. Buenas!! he leido casi todos los comentarios y me he quedado de piedra. Yo vivo en Alemania desde hace 2 años y soy enfermera. Hace un año me rompí la muñeca y tuve que ser operada, estuve 4 días en el hospital y todo fue bien. A los 6 meses me había mudado y me tuve que volver a operar para sacarme la placa que tenia puesta, en otro hospital diferente. Esta vez tuve algo de problema con el anestesista, ya que no quería ponerme anestesia total, y el me la recomendaba. Hasta dos horas antes de la operación estuve intentando aclararlo con él. El anestesista me trató muy bien y me explico con calma que al ser una cirugía ambulatoria (de un día), era mas recomendable la anestesia total, ya que me recuperaría antes, debido a que de la otra manera tendría que esperar a que se despertara el brazo y eso duraría. Así que al final decidí que fuera anestesia general. todo salió muy bien y solo tengo un poco de dificultad de movimiento, pero nada que me impida hacer el día y día y mi trabajo.
    Por otro lado una amiga de mi madre en España a la semana de romperme yo la muñeca, a ella también le pasó. Semana y algo estuvieron haciendo radiografías y decidiendo si la operaban. Al final vieron considerable no operarla. La muñeca le quedó bastante diferente a la forma anatómica (la mía esta totalmente igual a antes de la caída), también tiene algo de dificultad de movimiento y tiene a veces algo de dolor. En mi opinión debería haber sido operada.
    Con esto quiero explicar que ni la sanidad alemana es tan mala, ni la española tan buena. Depende mucho de la situación y de quien te trate. Aunque a día de hoy sigo confiando más en la sanidad española, Y es debido a que los profesionales sanitarios están más cualificados y tienen una mejor formación.

    1. Por cierto, decir también que todas estas malas experiencias podrían haber pasado perfectamente en España. Yo he escuchado barbaridades realizadas en partos, negligencias severas y casos en las noticias que ni te los crees. Caso parecido al tuyo lo he leído en las noticias, de una chica que la mandaron a casa también con una infección y debería estar aislada. Asi que……… nunca se sabe.

  35. Quería comentar otra experiencia reciente que me ocurrió en Munich, que creo que si que es una consecuencia directa (negativa) de la sanidad privada alemana.

    Estas navidades tenía un dolor en la ingle (que asumí que era de alguna mala postura o algún esfuerzo). Al volver a Alemania me dejó de doler bastante, pero aun así me acerqué al traumatólogo. El traumatólogo me hizo una radiografía y me dijo que la articulación estaba bien, y que por cómo me dolía sería seguramente una hernia inguinal. Un compañero suyo lo confirmó porque lo vio muy claro en una ecografía, e inmediatamente me dió cita para la cirugía dos semanas mas tarde.

    Al contárselo a mi médico de cabecera, me recomendó visitar a un especialista en hernias inguinales. Fui a verlo y me dijo que con la ecografía no podía ver ninguna hernia, así que me mandó un CT. En una semana tenía mi CT y se lo envié, y me dijo que no había hernia en ninguna ingle. Entre tanto proceso, el dolor se me ha bajado y se me ha ido hasta el punto de que ahora hago deporte y ya no siento dolor.

    En definitiva: para cosas no graves y fáciles, algunos médicos están deseando operar (y cobrar) sin asegurarse del diagnóstico. Ya me lo habían avisado, y me alegro de haber ido a pedir una segunda opinión. Si no, a día de hoy estaría operado innecesariamente. Todo muy rápido, eso si. En España podría haber estado meses así.

    1. Hola Daniel,
      Gracias por compartir esta experiencia. Eso es verdad, como todos van a comisión y a lo que hacen, cuanto mas hacen mas ganan. Y por eso la rapidez, no porque sean eficientes, sino porque quieren ganar mas dinero.
      Muy buen punto!
      Saludos,
      ENM.

  36. Una pregunta, ¿te puso algún problema la krankenkasse al pagar tus gastos medicos de españa?porque yo llevo arrastrando también un problema desde hace un año y me estoy planteando irme a España.

  37. Yo también la he pasado muy mal a mi niño casi lo matan en kinder krankenhaus landschut la experiencia mi a sido terrible entro para operar la vesícula y salió para otro hospital con peritonitis y el tema sigue y si el lema es te tu pido aquí es el cuerpo tiene que trabajar solo claro pero con la negligencia que cometen ya no puede trabajar solo el cuerpo . Gracias a Dios mi hijo está vivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *